Domingo salvaje, un resumen de Pedro Reyes

El artista pretende hacer conciencia del uso terapéutico y civilizatorio de las drogas
Domingo Salvaje podrá ser visitada hasta el 18 septiembre.
Domingo Salvaje podrá ser visitada hasta el 18 septiembre. (Raúl Campos)

Cuernavaca

Este sábado será inaugurada la exposición Domingo Salvaje del artista plástico Pedro Reyes en la Sala de Arte Público Siqueiros La Tallera, ubicada en Cuernavaca, Morelos. En sus obras, todas producidas durante este año, predomina un problema objetual, escultórico y una investigación sonora desde una perspectiva visual plástica.

Los 16 cuerpos escultóricos y la proyección fílmica que conforman la muestra hacen un amalgamamiento de los paradigmas literarios, arquitectónicos, sonoros, filosóficos y objetuales que han influenciado el trabajo del también arquitecto; en ella se abordan los pensamientos de pensadores griegos como Platón y Epicuro fusionados con el imaginario tradicional mexicano relacionado con el uso y los efectos de las sustancias psicotrópicas y alucinógenas.

"Los temas de las obras son los filósofos griegos, la etnopsicofarmacología, es decir el uso de las plantas alucinógenas que son parte de la tradición mexicana como la mezcalina y diferentes vegetales que han sido parte de la medicina autóctona mexicana, además de la literatura sobre todo la poesía, pero es una exposición sobre todo de escultura", describe el artista.

Reyes considera importante conocer el contexto terapéutico, intelectual y civilizatorio que han tenido las drogas a lo largo de la historia puesto que su reciente criminalización ha sido más pernicioso que su uso mismo.

"Cuando los griegos hacían las leyes iban a los misterios de Eleusis, que eran unos vapores del hongo cornezuelo muy parecido al LSD; se utilizaba dentro de un contexto ritual, y de lo que me interesa hablar en esta exposición es de los poderes civilizatorios como este y su función terapéutica para mostrar así sus beneficios, porque en los 4 mil años de civilización griega a nuestro tiempo, sólo en los últimos 50 años se ha criminalizando el uso de la droga", detalla.

Entre las piezas destacan las esculturas de cerámica que representan las moléculas de sustancias psicotrópicas, el muñeco Bobo, inspirado en un experimento psicológico sobre la conducta, el cual los asistentes podrán golpear mientras observan su rostro reflejado en él, y La caverna de Platón, una representación escultórica de la alegoría del filósofo.

Domingo Salvaje podrá ser visitada hasta el 18 septiembre.