Imposible, erradicar el cáncer del mundo: Nobel de Medicina

“El mal es parte de la evolución humana; está en nosotros, en los genes, los cuales inducen cambios en nuestras células y nos destruyen”, señala.
Varmus fue galardonado en 1989 por sus estudios sobre la base genética de la enfermedad.
Varmus fue galardonado en 1989 por sus estudios sobre la base genética de la enfermedad. (Héctor Téllez)

México

Lograr la primera generación sin cáncer en el mundo o que no haya muertes por alguna tumoración maligna resulta imposible para Harold Varmus, premio Nobel de Medicina en 1989, quien se reunión con integrantes del Patronato del Instituto Nacional de Cancerología (Incan).

"No creo que podamos tener algún día gente sin cáncer, o que no muera por este mal, o que ésta no sea una enfermedad con la que sea difícil vivir, como lo es ahora. Creo que habrá muy buenas terapias o maneras en que las personas puedan seguir su vida, aun cuando no se haya eliminado totalmente el cáncer de sus cuerpos.

"Creo que hemos hecho grandes progresos, pero siempre habrá gente que sea diagnosticada con este mal", dijo el científico en entrevista con MILENIO.

Y es que el cáncer forma parte de la evolución humana: "Es una enfermedad donde las células experimentan cambios en sus genes; eso es parte de lo que somos como sistemas biológicos, sino no tendríamos evolución como seres humanos. La evolución está ligada a los cambios en los genes y de ahí es donde deriva el cáncer", señaló.

Pero lo importante es lograr que la humanidad cuente con herramientas necesarias para lidiar con los síntomas y que se limiten cada vez más éstos.

Ahí sí puede haber un importante progreso, resaltó.

La enfermedad se ha convertido en uno de los mayores enemigos de la humanidad, reconoció el científico estadunidense, quien junto con su colega J. Michael Bishop, recibió el máximo galardón de la Academia Sueca por sus estudios sobre la base genética del cáncer.

"Sí, es más y más grande cada día; lo que pasa en México es muy buen ejemplo, porque hay un cambio en la población que envejece. Hay maneras de reducir la incidencia de cáncer y los nuevos reportes tienen recomendaciones para reducir el riesgo de la enfermedad, pero, para ello las personas tienen que hacer su mejor esfuerzo.

"La gente puede reducir el riesgo de cáncer entre 30 y 50 por ciento, pero es muy difícil llegar a ese grado o a uno más bajo", precisó el también director del Instituto Nacional del Cáncer en Maryland, Estados Unidos, cargo en el que fue nombrado por el presidente Barak Obama desde 2010.

Cada caso, señaló, es diferente y también se expresa de forma distinta en cada una de las partes de nuestro cuerpo.

Dijo que si bien se ha avanzado mucho en su entendimiento, el cáncer representa un gran reto para la ciencia, para prevenirlo con diagnósticos tempranos.

Varmus, quien durante su visita a México sostuvo una reunión con el Patronato del Incan, que preside Francisco González, para conocer las estrategias y polícas implementadas en la lucha contra cáncer, se considera realista y no cree que en un futuro cercano —ni lejano— el mundo se libre de una de las enfermedades mortales que crece de manera acelerada.

David vs Goliat

¿Estamos ante una batalla como la que emprendió David contra Goliat? El científico que ha dirigido el prestigioso Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York consideró que más allá de criaturas humanoides, de tamaño y fuerza prodigiosa como Goliat, el cáncer es parte de la historia humana.

"No estamos como David contra Goliat, figuras mitológicas, porque el cáncer viene de nosotros mismos, de nuestros genes, los cuales inducen cambios en nuestras células que nos destruyen. Estamos hablando que el cáncer es una lucha entre nuestras células, de genes normales contra anormales que se vuelven contra nosotros para destruirnos", explicó Varmus.

Figura destacada en la biología molecular, recordó que su curiosidad, con la que obtuvo el Premio Nobel de Medicina, fue preguntarse ¿cómo una célula normal se vuelve cancerosa?

Dijo que los genes que nos heredaron nuestros padres para gobernar nuestras vidas tienen la respuesta. Eran normales pero mutaron; estos cambios instruyeron a nuestras células a convertirse en cáncer.

Ante el cuestionamiento de si hay manera de combatir el cáncer, respondió :"Yo puedo decir que es posible tener una manera de tratar los genes o sacarlos o apagarlos".

Por ello, más que buscar acabar con la enfermedad es preciso mejorar la manera de estudiar nuevas drogas y su resistencia, poner a disposición de las personas nuevos tratamientos de patente a bajo costo.

Trabajo con jóvenes

En la actualidad Varmus trabaja en un pequeño laboratorio, rodeado de jóvenes. "Estoy aterrado de no tener las respuestas que necesitan", admitió.

Su trabajo se centra en estudiar el cáncer de pulmón, que es uno de los más comunes, por el que muere una gran cantidad de personas en EU y México.

"Estamos tratando de estudiar los cambios biológicos que llevan a la conversión de una célula normal a una célula cancerosa; estamos más interesados en este momento en entender las mutaciones que se encuentran repetidamente", dijo el científico.

Existe todo un proyecto para bloquear esos genes que, también se expresan en los procesos celulares que involucran otros tipos de cáncer. Su interés ahora es encontrar los mecanismos de apagarlos.

Bazar por niños

-Desde ayer y hasta el 26 de octubre, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (Amanc) realiza el bazar "Puerta Abierta a la Esperanza" para recaudar fondos para la institución.

-En su primera edición, el bazar cuenta con la participación de 50 expositores de productos y servicios como joyería, diseño de interiores, ropa, alimentos, bebidas, bolsas y relojería.

-La directora de Amanc, Guadalupe Alejandre, detalló que el encuentro se realiza en las instalaciones de Club France, ubicado en la calle Francia, colonia Florida (DF). La organización se encarga de ofrecer hospedaje, alimentación, transporte, apoyo psicológico y atención educativa a los menores de edad que padecen cáncer en México.