Realizan japoneses el primer implante de las células iPS

Esta operación con células iPS forma parte de los primeros ensayos clínicos mundiales en el ser humano con esta técnica de medicina regenerativa.
Se transforman en tejido de retina.
Se transforman en tejido de retina. (AFP)

Tokio

Un equipo de investigadores japoneses realizó la primera intervención quirúrgica mundial con células reprogramadas iPS para tratar un trastorno ocular que puede causar ceguera.

Esta operación con células iPS, conocidas también como células madre pluripotentes inducidas (iPS), forma parte de los primeros ensayos clínicos mundiales en el ser humano con esta técnica de medicina regenerativa.

Las iPS se crean a partir de células adultas del paciente reducidas a un estado casi embrionario para que generen cuatro genes (inactivos en las células adultas).

En 2012, el investigador japonés Shin’ya Yamanaka y el británico John Gurdon recibieron el Premio Nobel de Medicina por crear un método que permite reprogramar las células adultas en madre.

Esta manipulación tiene como objetivo que recuperen la inmadurez y la capacidad de diferenciarse en todos los tipos celulares.

La operación se llevó a cabo en una paciente de 70 años con degeneración macular, y fue realizada en el Instituto de Investigación Biomédica de Kobe y bajo la dirección de un grupo de científicos del Instituto Riken, según informó este organismo.

El equipo de investigadores extrajo muestras de piel de la mujer y a partir de ellas generó células madre iPS con capacidad de convertirse en tejido de retina, que después fueron empleados para reemplazar quirúrgicamente parte de la mácula lútea (la principal capa fotorreceptora de la retina) de la paciente.

No obstante, la prioridad de este primer ensayo no es que la paciente recupere la vista, sino probar que se trata de un proceso seguro en el que por ejemplo no se desarrollan tumores, el principal riesgo del método empleado, según explicaron los científicos.

Dado que la paciente ya había perdido la mayor parte de sus células responsables de la visión, el trasplante solo podría permitir una ligera mejoría de la vista o ralentizar su pérdida.