• Regístrate
Estás leyendo: Ilustran las reflexiones de Barthes sobre la fotografía
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 09:12 Hoy

Ilustran las reflexiones de Barthes sobre la fotografía

Con 45 imágenes de 29 importantes fotógrafos contemporáneos, el Museo Carrillo Gil acompaña las reflexiones del libro 'La cámara lúcida'.

Publicidad
Publicidad

Verónica Díaz

En la página 30 de La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía, Roland Barthes escribió "Como Spectator, solo me interesaba la fotografía por sentimiento; y yo quería profundizarla no como una cuestión, sino como una herida: veo, siento, luego noto, miro y pienso".

La frase acompaña la imagen de un anciano recostado en un cuarto vacío, cuya cédula, firmada por Rosa Olivares, dice que las fotografías de Esko Männikkö Kuhmo (1994) y Kuivaniemi, 1991, llevan el nombre de ciudades del norte de Finlandia, en la zona lapona, que el artista conoce perfectamente, pues, además de ser originario, sigue viviendo ahí.

"A pesar de ser retratos de personajes totalmente solitarios, y en su mayoría ya viejos, no se trata de imágenes sentimentales ni falsamente emocionales. Están tan lejos de las fotografías de Salgado como de las de los turistas ocasionales, pues están realizadas por alguien que conoce muy de cerca a las personas y los fenómenos sociales que está retratando.

"La significación del entorno es lo que paulatinamente destaca al observar estos retratos. La importancia central del personaje se pierde poco a poco para relatar las cosas de un escenario pobre pero lleno de vestigios, de huellas de una historia de la que el fotógrafo nos ofrece un fragmento".

Este es el diálogo que se establece entre las imágenes de "los mejores 29 fotógrafos de lo que va del siglo XXI" —según el curador en jefe del Museo Carillo Gil, Guillermo Santamarina—, y La cámara lúcida, el último libro de Barthes.

El curador señala que se trata de uno de los textos más perturbadores de este autor y, quizá, donde mejor se puede observar su modo de entender la fotografía, tal y como lo expresó en un escrito a propósito del trabajo de Richard Avedon: "Una fotografía es un texto, es decir, una meditación compleja, extremadamente".

Publicado en 1980, el libro profundiza en la fotografía y es cuando su autor plantea los conceptos que se derivan de la experiencia del espectador: studium, punctum, advenimiento, operator y spectator, así como el análisis de aquello que no se ve del momento en que se toma la imagen.

¿Qué es lo que no se ve? Según Barthes, puede ser todo lo que "sucede detrás de los muros de estos edificios adustos y crípticos. Quizá no totalmente vacíos. Enmarcando las maniobras de limpieza que cada mañana debe desempeñar un afanador intermitentemente invisible, acompañado de sus pensamientos y sueños que solo él vive...".

El texto acompaña la selección de 29 fotógrafos y su obra, que forma parte de la Colección de Telefónica, junto con los registros seleccionados del archivo histórico de esta compañía.

Lo que no se ve. Studium y punctum en la colección de fotografía de Telefónica (y desde la cámara lúcida de Roland Barthes), consta de 45 piezas fotográficas que estarán exhibidas desde hoy y hasta el 10 de enero de 2016 en el Museo Carrillo Gil, y forma parte del homenaje que se le hace a Roland Barthes para celebrar el centenario de su natalicio.

Entre los fotógrafos se encuentran Helen Almeida, Miriam Bäckström, José Manuel Ballester, Bleda y Rosa, Hannah Collins, Philip-Lorca diCorcia, Willie Doherty, Stan Douglas, Manel Esclusa y Joan Fontcuberta.

Como parte de la curaduría y gracias a la tecnología de Telefónica y de la Universidad de la Comunicación, la muestra contará con una aplicación para dispositivos móviles para acompañar el recorrido por la muestra.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.