El huapango se trata de identidad: Jorge Morenos

El pilar del festival 'El Caimán del Carpintero' en Tampico enfatiza la necesidad social y el poder de la música como raíz cultural para recobrar la identidad huasteca.
Jorge Morenos, precursor del Festival del Huapango 'El Caimán del Carpintero' en Tampico.
Jorge Morenos, precursor del Festival del Huapango 'El Caimán del Carpintero' en Tampico. (Erik Vargas)

Tampico

Jorge Morenos es pilar del Caimán del Carpintero, el crecimiento en un año del festival de huapango de Tampico es evidente y para el gestor cultural y músico, una esperanza de recobrar la identidad.

Y el son huasteco el huapango es eso, identidad, según Morenos.

"San Joaquín es un referente pero es un concurso, el de Tampico tiene una connotación social".

El crecimiento de este festival en comparación al primer año fue marcado. En el primer año no se convocaba al baile, por ejemplo, pero este año, desde dos horas antes la gente ya está en espera.

"Es a convocar al público sobre todo de Tampico que uno nota que no se acostumbra a bailar, hay que pellizcarlo, con un espíritu de comunidad, la música lo que genera es comunidad e identificación, seas nacido o no en la huasteca".

Refiere que en la Ciudad de México hay un movimiento importante de huapangueros conocido como huasteca chilanguense, habla de la existencia de más de 200 tríos.

Pero en Tampico algo ocurrió, quizá el ambiente urbano dificultó la dispersión.

"El huapango es música ritual, no es solo diversión, se trata de una identidad, y se habla de mucho más... antes el huapanguero que quisiera ser respetado tenía que venir a Tampico, a la plaza, a los bares, a las fiestas".

"La gente está esperando hace dos horas y eso a mí me emociona, me da un gusto norme la gente está esperando la música" comenta justo antes de interrumpir la entrevista para saludar a colegas músicos "ves, se trata de amistad".

Morenos enfatiza la necesidad social y el poder de la música como raíz cultural para recobrar la identidad huasteca, el huapango como eslabón del crecimiento de valor regional, lo que ayudará al sentimiento de comunidad y a los logros de otras metas sociales.

"Hablo de esta música que nos pertenece, por lo menos en el sur de Tamaulipas, puede provocar fenómenos sociales, para bien, la música es bendición, es una ofrenda. La música tiene un poder enorme para recuperar lo que es gregario, sentirse cerca de otros. Tiene el poder de sanación que tiene la música, pero esta música en particular y no otra, Es un complejo cultural, tiene una raíz y una historia".

La exposición y el crecimiento del Caimán del Carpintero debe venir apoyado por el arraigamiento en las nuevas generaciones que equilibren la cultura con las modas de la globalización.

"Somos ricos culturalmente, los niños versan y obtienen una agilidad mental impresionante, la música moderna no tienen ese trabajo mental".