• Regístrate
Estás leyendo: Horacio Franco: Bach es siempre muy generoso
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 07:47 Hoy

Horacio Franco: Bach es siempre muy generoso

El miércoles presentará su disco "Los caminos del teclado", con obras del compositor alemán adaptadas para flauta y violonchelo.

Publicidad
Publicidad

En palabras de Horacio Franco: “El epítome de la música occidental es Johann Sebastian Bach, sin lugar a dudas. Y eso no lo digo yo nada más, lo dicen grandes compositores, músicos, arreglistas, jazzistas, etcétera”.

El flautista dedica a la obra de Bach su disco más reciente, Los caminos del teclado (Tempus Clásico, 2017), grabado con el chelista Asaf Kolerstein. Parte del álbum podrá ser escuchado hoy a las siete de la noche en la Fonoteca Nacional, cuando el también director de orquesta inaugure el ciclo La música contada por los músicos, o bien en la presentación oficial, el miércoles a las ocho de la noche en el Auditorio Justo Sierra del Antiguo Colegio de San Ildefonso.

El músico, quien con Kolerstein grabó obras para teclado adaptadas para flauta y violonchelo, dice en entrevista que a todos los músicos les encanta este compositor. “Para muchos de nosotros es el más grande, el más profundo. Bach es como un dios o un semidiós, como quieras llamarle, entre los músicos”.

Entre las piezas incluidas en Los caminos del teclado figuran preludios, partitas e invenciones a dos voces de obras como la Suite francesa no.6 BWV 817, el Clave bien temperado, la Suite inglesa No. 2 BWV 807, la Partita 6 BWV 830 y la Suite inglesa no 5 BWV 810.

Horacio Franco refiere que para ellos no fue fácil adaptar a sus instrumentos las obras creadas para teclado. “Yo toco la mano derecha del clavecín con las flautas y Asaf la mano izquierda en el chelo, lo que es un reto enorme. Sin embargo, esta práctica de cambiar la música de un instrumento a otro era muy común en el siglo XVIII. Para los puristas que dicen que no se puede hacer porque son obras originalmente concebidas para teclado, hay que recordarles que el mismo Bach hacía arreglos de sus obras. Por ejemplo, el Concierto Brandemburgo número 4, lo hizo en otra versión, en otra tonalidad, para otra instrumentación.
No estamos haciendo nada que no hubiera hecho Bach si lo hubiera necesitado”.

Para el flautista el resultado es muy interesante, por tratarse de obras “que tocan todos los pianistas y los clavecinistas. Las obras son muy sabrosas para tocar , con pasajes muy difíciles, a veces muy antinaturales, pero lo que tiene Bach es que siempre es muy generoso: musicalmente, técnicamente, orgánicamente, místicamente, si tú quieres, es algo maravilloso”.

Las vidas del músico

En su charla en la Fonoteca Nacional Franco abordará “las varias vidas que tiene un músico. Desde la vida de estudio, de la vida de ensayos, de la vida de dar clases, de la vida de dar conciertos. Son muchos tipos de energía que tienes que encauzar. Y la otra es la vida de hacer grabaciones, ya no discos, porque ya es una especie en extinción, pero les sigo teniendo fe porque la calidad de sonido es mayor que la de lo que puedes bajar de Spotify y otras plataformas digitales”.

También se referirá a “toda esa diversificación de ser flautista, director de orquesta, pedagogo, figura pública y activista en las causas que pueda apoyar. El año que entra cumplo 40 años de carrera, entonces voy a hacer un magno concierto. Ya se comprometió el Palacio de Bellas Artes, donde empecé mi carrera, para el 12 de abril. Luego me llevaré la celebración de gira por toda la República”.

El director de la Capella Barroca considera que en México “tenemos un sistema muy benemérito, muy benefactor de la artes, con instituciones que, con todos sus vicios y corrupciones, ya quisieran tener en cualquier país del mundo. Sí hay una protección estatal muy fuerte, siempre lo he dicho, siempre lo he ponderado con mucho orgullo, por ser mexicano y por pertenecer a este sistema de protección de las artes, pero no todas están igual de bien protegidas”.

Al inquirirle si tal protección no debiera ampliarse, asegura que podría “haber más ciudadanización, más incentivos fiscales. Por ejemplo, la Secretaría de Haciendo sacó unos estímulos fiscales para la música, pero entrar a esos es un infierno. Yo no entiendo por qué no lo simplifican administrativamente . Está bien que quieran evitar la corrupción, pero deberían evitar la corrupción los políticos y los gobernadores que roban y roban y roban”.

El sistema hacendario resulta injusto para los músicos, abunda el flautista: “Se lo dije al secretario de Hacienda, con quien hablé hace poco: es injusto cómo nos tratan a los artistas en este país. En este sentido, podría haber más incentivos.”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.