• Regístrate
Estás leyendo: ¿Homero, Safo?
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 04:28 Hoy

¿Homero, Safo?

How does it feel?, tituló el diario Liberation la noticia de que Bob Dylan era el ganador del Premio Nobel de Literatura 2016

Publicidad
Publicidad

Para muchos, la noticia cayó como balde de agua helada. El de literatura suele ser el más controvertido de los Nobel, el que más reacciones provoca entre la gente y polémica entre los especialistas. Sin embargo, en esta ocasión el fallo de la Academia sueca puso la controversia en su punto más alto al premiar a un compositor y músico, y no propiamente a un autor. La secretaria de la Academia, Sara Danius, previendo las reacciones, manifestó esperar que la Academia no fuera criticada por esta elección. Enseguida trazó el linaje poético de Dylan hasta Safo y Homero.

Por supuesto, las reacciones han sido a favor y en contra. Para Salman Rushdie, ésta es una gran noticia puesto que “desde Orfeo hasta Faiz Ahmad Faiz, la canción y la poesía han estado estrechamente vinculadas. Dylan es un brillante heredero de la tradición barda. Las fronteras de la literatura siguen ampliándose, y es bueno que el Nobel reconozca eso”. Por su parte, el autor de Trainspotting, Irvine Welsh, podría pasar por alguien a quien esta elección le sería afín. No es el caso. Pese a considerarse un fan de Dylan, para Welsh “se trata de un premio que proviene de la nostalgia mal concebida, retorcida en las próstatas rancias de jipis seniles y delirantes. Si les gusta la ‘Música’, lean su significado en el diccionario. Luego vean ‘Literatura’. Después comparen”.

Ya el retraso en la entrega, usualmente programada el primer jueves de octubre, hacía presagiar una sorpresa. Las causas de esta demora fueron aducidas a “motivos logísticos y de calendario”. Para el académico Per Wästberg, se debió más bien a un desacuerdo entre los 18 miembros de la Academia para seleccionar a un vencedor. En cierto sentido las críticas surgidas no son tanto contra Dylan sino contra el comité que ha dejado pasar la oportunidad de premiar a un autor talentoso y poco conocido para dárselo al rockero tal vez más famoso del planeta. El escritor estadunidense Gary Shteyngart, autor de la aclamada novela Absurdistan, escribió ácidamente en Twitter: “Entiendo perfectamente al comité del Nobel. Leer libros es muy complicado”.

Algunos medios, como Los Ángeles Times, han calificado el fallo como radical. Para el autor británico Hari Kunzru, “este fue el Nobel más complaciente desde que a Obama lo premiaron por no ser Bush. La gente perdió la oportunidad de conocer a autores como Marías, Ngugi wa Thiong’o, Yan Lianke, Dag Solstad o Dubravka Ugresic en vez de confirmar su amor por Dylan”. Joyce Carol Oates, una de las constantes en las listas cada año, expresó ambiguamente su sorpresa: “¡Es encantador! Debo decir que ni Philip [Roth] ni yo lo habríamos pensado”. Finalmente, el escritor y miembro de la academia Goncourt Pierre Assouline declaró que “Atribuir a Bob Dylan el Nobel de Literatura es triste. Me gusta Dylan pero no es alguien con una obra. Me parece que la Academia sueca se pone en ridículo. Es un desprecio hacia los escritores. Su nombre ya había sonado estos últimos años, pero eso se tomó más bien como un engaño”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.