Con son oaxaqueño, rinden homenaje a Narciso Lico

A menos de un año de la muerte del compositor oaxaqueño, hijos, familiares y alumnos del autor lo recordaron al ritmo de sones y jarabes en el panteón en donde permanecen sus restos. 
Familiares, hijos y alumnos del compositor acudieron al panteón en donde están sus restos y lo recordaron con sones y jarabes.
Familiares, hijos y alumnos del compositor acudieron al panteón en donde están sus restos y lo recordaron con sones y jarabes. (Jesús Alejo Santiago)

Oaxaca

En la mayor parte de los rincones de Oaxaca, la música forma parte de los momentos más festivos, pero también de los más tristes: a los difuntos se les suele acompañar con marchas fúnebres y si eran de gusto del finado y la familia lo permite, con sones y jarabes.

Ambos elementos se conjugan hoy en la celebración del cumpleaños del músico tradicional Narciso Lico Carrillo, quien falleció en agosto del año pasado.

En el Panteón Jardín, en donde reposan los restos del oaxaqueño, hijos, amigos y alumnos del músico lo recuerdan con más de 10 horas de música.

"En Oaxaca festejamos su cumpleaños quizá no de la manera en la que lo quería él, por algunas situaciones familiares, pero estaremos desayunando, comiendo y disfrutando de la música que nos dejó el maestro Lico, por lo cual la gente que guste y quiera celebrar será bienvenida", dijo en entrevista Raúl Lico Ventura, hijo del artista.

El continuador de la obra de Narciso Lico Carillo dijo que ha encontrado inspiración en el trabajo de su padre para incursionar en el mundo de la música y reveló el título de dos temas que le compuso a su padre como homenaje.

De acuerdo con el hijo del maestro Lico, una de las canciones, Las campanas de Betaza, habla sobre el pueblo en donde nació el compositor y cómo las campanas de la iglesia repicaron cuando éste falleció.

"Tiene una relación con lo que le pasó y describe el momento cuando llegó uno de sus mejores amigos y me dijo 'acabamos de mandar a repicar las campanas de Betaza'", contó.

El otro tema, Mi amigo el chapulín, habla sobre el amor que el maestro Lico sentía por Oaxaca y cómo estando en Los Ángeles, California, extrañaba la tierra del mezcal.

"Mi amigo el chapulín es una pieza con toques oaxaqueños. Se estrenará aquí en la ciudad el 2 de abril en el Teatro Macedonio Alcalá. Es una obra que me estuvo cuidando el maestro Lico desde que la compuse", contó.

El maestro Narciso Lico Carrillo fue galardonado en 2013 con el Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares por su música que en diversas ocasiones dijo quería que le diera alegría a la gente y dejar a un lado las tristezas.

Lico Ventura dijo que su padre fue un compositor destacado, arreglista, copista y desde 1990, forjador de varias generaciones de nuevos músicos, bandas y directores a quienes enseñó que el mayor legado de un artista es que su música ayude a defender su cultura.

"A defender sus tradiciones, sus raíces y lo que nos identifica como oaxaqueños", dijo.

El oaxaqueño descubrió el mundo de la música a los 12 años cuando aprendió a tocar el bombo, el saxofón alto y la trompeta, en 1970 fue cuando mantuvo su más intenso periodo como músico y compositor.

El legado del maestro Narciso está integrado por más de 500 piezas propias y más de dos mil arreglos para sonoras, danzoneras y mariachis, entre otras agrupaciones; está conformado por diversos géneros musicales como el bolero, cumbia, danzón, jarabe, marchas, misas, oberturas, polcas, sones, valses y zapateados.

"Toda la obra del maestro Lico me gusta mucho, es muy rica, bonita. Particularmente me agrada una que me compuso, el danzón Quiero un café, con el que me identifico porque todo el tiempo estoy tome y tome café", contó su hijo.

Muchas de estas obras originales han sido resguardadas en diversos recintos, en el que destaca el Archivo Musical del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe ubicado en Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca.

Desde la fundación del recinto en 1977, este recinto ha creado un fondo de las obras más importantes de los artistas regionales compuesto por material recopilado de diferentes acervos, aunque la mayoría de las partituras que resguardan son fotocopias.

En 2011 Narciso Lico Carrillo integró el Consejo de Participación para el Desarrollo Cultural del Estado de Oaxaca, instancia ciudadana de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca y en 2012 apoyó la creación de la asociación civil Directores, Compositores y Banda Infantil Juvenil de Oaxaca, la cual conforman una veintena de músicos, directores de bandas y académicos.

Su trabajo de promoción de la cultura musical de su estado y su prolífica producción le hicieron acreedor a numerosos reconocimientos como el de la estación de radio XEGLO (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas), del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Sistema Nacional de Fomento Musical, en 2002, y del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez en 2012.

El 18 de octubre de 2015 se le realizó un homenaje en Santa Ana del Valle, Tlacolula, en el Centro Cultural para el Desarrollo de las Bandas de Música Tradicional del Estado de Oaxaca Maestro Narciso Lico Carrillo.