Rinden homenaje al actor Julián Guajardo

El decano director de teatro recibió un homenaje por parte de la Feria Universitaria del Libro UANLeer, además de una placa conmemorativa por sus 80 años.

Monterrey

Un maestro del escenario como lo es Julián Guajardo no podía llegar a su homenaje así como así. Entró lanzando aplausos, espantado por la idea de subir a la mesa y, al final, esbozando una gran sonrisa.

Su gesto pasó al asombro y después a la emoción desbordada, debido a la lectura de las cartas que le enviaron sus hijos Julián y Juliana desde Zacatecas y San Cristóbal de las Casas, respectivamente.

Estas estampas se vivieron en el reconocimiento que le brindó la Feria Universitaria del Libro UANLeer al decano director de teatro, Julián Guajardo.

El homenaje también sirvió para la presentación del libro Un hombre de teatro, que se dividió en dos tomos: "Biografía" y "Bajo la lupa de la prensa".

Armando de León Montaño, autor de los ejemplares, expuso en la mesa de presentación: "el teatro de verdadero, profundo y trascendente, sea cual sea la temática, lo hizo Julián Guajardo".

Guajardo debutó como actor en 1955 bajo la dirección de Guillermo Zetina, en la obra El cielo prometido.

La articulista Rosaura Barahona destacó que la presencia de Guajardo en la escena regiomontana es muy importante, "más de lo que él cree y de lo que él sabe".

Cuando tocó el turno de la palabra al también maestro del teatro, Rubén González Garza, éste leyó las cartas que los hijos del homenajeado enviaron para el evento.

En ese momento, ambos se contenían para no derramar lágrimas mientras se daba la lectura.

"¿Qué llorones somos?", cuestionó Rubén a lo que Julián le respondió: "¿y qué tiene?".

Por parte de la UANL, Rogelio Villarreal Elizondo, secretario de Extensión y Cultura, entregó una placa conmemorativa por los 80 años de Guajardo, así como por su trayectoria en la escena local, nacional e internacional.

"Ha sido mi maestro toda la vida", le expuso Villarreal, para después dar un abrazo al festejado.

Y tras los aplausos del público, Julián, visiblemente extasiado, se condujo a todos diciendo: "Soy bien feliz. Yo creo que ese podría ser un buen consejo, riámonos de todo, en buena onda".

El libro sobre la historia de Julián Guajardo es el primero de una serie dedicados a figuras del teatro local. Los siguientes serán en reconocimiento a Rubén González Garza y a Sergio García.