Crece en los hombres la moda de moldear glúteos

Uno de los procedimientos más populares es la gluteoplastia, que consiste en reciclar en el trasero la misma grasa del abdomen o la parte baja de la espalda.
El aumento en las peticiones de esta operación estética tiene que ver también con la información que ofrece el cirujano a quienes llegan a solicitar sus servicios.
El aumento en las peticiones de esta operación estética tiene que ver también con la información que ofrece el cirujano a quienes llegan a solicitar sus servicios. (Moisés Butze)

México

A decir del cirujano plástico Ramiro Zamora, “la influencia de estereotipos creados por la televisión y las películas”, como Kim Kardashian, Nicky Minaj y Jennifer Lopez, aunado a la moda del baile y la actividad aeróbica conocida como twerking, ha propiciado que en el más reciente lustro cada vez más mujeres, pero sobre todo hombres heterosexuales, busquen alcanzar el ideal de tener unas nalgas prominentes.  

En 2015 los procedimientos centrados en los glúteos dominaron el incremento de las cirugías estéticas según reportó la Sociedad Estadunidense de Cirujanos Plásticos, que, a decir de sus registros, en dicho periodo alguien se intervino el trasero cada 30 minutos. Y aunque en México ni siquiera la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica maneja información fidedigna del aumento de las operaciones, al menos en el consultorio del doctor Zamora el aumento ha sido notorio pues hace cuatro años que inició con este procedimiento y en ese entonces tenía un paciente cada bimestre, pero ahora llega a intervenir hasta a cuatro personas al mes.

El aumento en las peticiones de esta operación estética tiene que ver también con la información que ofrece el cirujano a quienes llegan a solicitar sus servicios, sobre todo a aquellas personas que acuden con la finalidad de realizarse una liposucción en busca de mejorar su imagen.

A ellos el cirujano plástico les habla de la intervención llamada gluteoplastia, la cual consiste en reciclar en el trasero esa misma grasa —obtenida del abdomen o la parte baja de la espalda—, aunque el aumento de éstas también se puede dar con implantes en el caso de personas muy delgadas. 

En otros casos, al doctor Zamora le han llegado pacientes con obesidad que desean hacerse la liposucción e inyectarse el producto en el trasero o hacerse un marcaje abdominal. “Ahí los mandamos primero a hacer ejercicio y al cabo de un tiempo, se practica la intervención, ya cuando el cuerpo lo permite”.

Para la gluteoplastia hay siempre un límite de grasa a inyectar, pues hay algunos pacientes que dicen: “Doctor, inyécteme toda la grasa que me saque del vientre” y eso no se puede, aclaró Zamora.  

SUPERAR PREJUICIOS 

El joven Javier Barbosa es uno de los pacientes a los que especialista llevó a un feliz término tras su operación de gluteoplastia, rellenando sus nalgas con la grasa obtenida del abdomen, en una misma sesión que no pasó de tres horas.

Relató que lo platicó con su esposa y que ambos consintieron la operación que le ha traído el reforzamiento de su autoestima, pero también el de las bromas por parte de sus compañeros de trabajo: “Me dicen que antes era un muñeco de Iztacalco, de esos que tiene rebaba, y ahora soy un muñeco de Mattel”. Javier señaló que su vida cambió, pues ahora come mejor y no perdona los 30 minutos diarios de ejercicio para mantener la figura. 

“Finalmente lo que uno está buscando es verse y sentirse mejor, la vida es muy corta y pues procuremos que mientras pasemos por aquí sea de la mejor manera”, dijo también a MILENIO Alejandro Sánchez, paciente de la clínica Medici, quien acudió a practicarse la lefaroplastia, que consiste en quitarse las bolsas de grasa del contorno de los ojos.   

Sánchez admitió que hay muchos prejuicios en relación a los hombres que se operan pues “históricamente está muy dirigida hacia la mujer, pero yo creo que también los hombres tenemos derecho, a través de procedimientos quirúrgicos, a procurarnos cuidados para vernos mejor”.

Finalmente el doctor Zamora, quien atiende en la Clínica Medici (Álvaro Obregón 151, colonia Roma), recomienda que a todos los interesados en realizarse ya sea la gluteoplastia, lefaroplastia o cualquier otro procedimiento quirúrgico-estético, que acudan con médicos registrados ante la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica para evitar caer con alguno de los muchos charlatanes que inundan al mercado y con los que corren el riesgo de sufrir infecciones graves o incluso de morir.