Hidromóvil, proyecto para reducir el uso de gasolina

Un grupo de mexicanos presentaron a concurso un prototipo que reduce hasta 50% el consumo de hidrocarburo en beneficio del medio ambiente.
Los ingenieros y su prototipo presentado en la UP.
Los ingenieros y su prototipo presentado en la UP. (Ana Martínez Ríos)

México

Hidromóvil es un proyecto hecho por jóvenes mexicanos que consiste en un instrumento generador de hidrógeno que busca reducir la emisión de gases contaminantes y disminuir el uso de la gasolina entre 35 y hasta 50 por ciento, dependiendo del tamaño del motor, aseguró Miguel Ángel Benítez, uno de los ingenieros del equipo que desarrolla esta iniciativa.

Junto con sus compañeros Juan Carlos Licea López y Alberto Alejandro Caseo, ingeniero químico y mecánico automotriz, respectivamente, buscan mejorar su prototipo para introducirlo al mercado y comenzar a probarlo con diésel, ya que por ahora solo lo han hecho con gasolina. También quieren que se use con maquinaria de uso industrial, como calderas u otros vehículos.

El interés que estos jóvenes tienen para buscar perfeccionar su idea surgió por el aumento del costo en el combustible en México, que representa un incremento —en cinco años— de 50 por ciento. Pero además de esto y, sobre todo, es por la necesidad de no contaminar tanto el ambiente y de reducir la emisión de gases, así como de disminuir el CO2 que se escapa al momento de utilizar un automóvil, destacó Benítez.

Red de emprendedores

La presentación de su proyecto se llevó a cabo en la Universidad Panamericana (UP) como parte de la Red de Mentores en Emprendimiento de Alto Impacto, ya que los jóvenes están becados por esta institución. Ahí recibieron consejos y guía para mejorar y acelerar el impulso de Hidromóvil.

“Nos falta mucho por hacer; vamos de la mano con la institución y la escuela nos apoya por el lado de la investigación. Todo esto nos lleva a querer desarrollar prototipos más seguros y, por el momento, mejoramos las pruebas para empezar a registrar las patentes y ver los que más favorezcan a la sociedad que lo va a utilizar”, señaló Benítez, quien también es licenciado en administración.

La diferencia entre el prototipo de estos investigadores y la competencia que está en el mercado es la conversión de gasolina a gas natural: este último presenta un grado de afectación a las partes mecánicas del automotor, ocasionado por un desgaste acelerado de 20 a 30 por ciento, aproximadamente. Lo que estos emprendedores ofrecen es un desgaste menor ya que el hidrógeno es un gas tan noble que no tiene ninguna resequedad en las partes mecánicas.

Los jóvenes presentaron su idea a un grupo de expertos que escuchaban de qué trataban los proyectos presentados y se encargaron de entender la esencia de los 11 prototipos que había en el lugar, desde el mercado meta, sus costos y el precio de venta para darles una idea de la viabilidad de desarrollarlo o qué limitantes deben superar.  

Comercialización

Hidromóvil es uno de los dos proyecto que la UP becó y que se hacen por cada generación, señaló Juan Alberto González Piñón, secretario de Vinculación de la institución.

Añadió que el servicio tiene un costo tanto para egresados como para estudiantes, pero en el caso de Miguel Ángel Benítez y sus compañeros, en cuanto se acercaron a la universidad, mostraron un contenido tecnológico importante que puede ser objeto de una patente, por lo que se decidió apoyar su proyecto para que comercialicen su idea. “Buscamos apoyar el talento joven que tenga una idea tecnológica que sirva a un bien social o comercial”, abundó.

Por su parte, el doctor Héctor Xavier Ramírez Pérez, director de la Escuela de Ciencias Económicas y de Emprendimiento, de la UP, señaló que el propósito de realizar un encuentro para emprendedores es reunirlos con expertos en el mercado que los puedan orientar desde la experiencia.

Los proyectos que se presentan en el programa de emprendimiento se eligen a través de una convocatoria anual. Lo que pretenden es encontrar a estudiantes graduados (como el caso de quienes idearon Hidromóvil) que tengan la iniciativa de generar algo para el mercado y la sociedad. Un comité interno evalúa cada una de las ideas recibidas para poder incubarlas al interior del centro. El modelo para este proceso se basa en dos pilares: la pertinencia social de resolver una problemática en el mercado de interés y la innovación, aseguró Ramírez Pérez.

El director Xavier Ramírez señaló que se seleccionan de ocho a nueve proyectos por año, que son los que pueden acompañar de manera personalizada, a través de asesorías técnicas para impulsar a los jóvenes a llevar a la realidad sus ideas.