Hermanas García, un par de voces frescas para el bolero

Originarias de Guerrero, presentan un disco en el que interpretan temas de Álvaro Carrillo, Indalecio Ramírez, César Cárdenas, entre otros.
Laura y Celia se presentarán en la Casa del Lago el próximo sábado.
Laura y Celia se presentarán en la Casa del Lago el próximo sábado. (Ignacio Decerega)

Guerrero

La pasión no conoce de edades. Esto se corrobora al escuchar Que sepan todos (Discos Corasón, 2016), el álbum debut de las Hermanas García. Laura y Celia, adolescentes de 15 y 16 años originarias de Ometepec, Guerrero, recrean boleros costeños clásicos y recientes con una frescura inusitada.

En días en que privan voces maquilladas por computadora, los productores Eduardo Llerenas y Mary Farquharson, con la complicidad del ingeniero Salvador Tercero, capturaron el talento de dos adolescentes que recuperan la tradición de boleristas de la Costa Chica.

TE RECOMENDAMOS: Filarmónica del Desierto estará en Bellas Artes 

Laura y Celia practican la seducción musical en canciones como "Un minuto de amor", "Luz de luna", "Amor mío" y "Hay muchas formas de matar", con el apoyo de su padre, Mariano García, encargado de los arreglos, el requinto y la dirección, más el bajo de César Adrián Reyna.

En entrevista con MILENIO, Mariano García dice que, "como padre, les planteo que la música es bonita, pero que también es importante hacer una carrera. Celia quiere ser contadora y Laura música. Aquí en la Costa Chica se dice que el músico se va a morir de hambre.

Pero mi percepción es que todo lo que hagas, si te empeñas, te permite sacar tu vida de manera correcta".

Que las Hermanas García hayan logrado capturar la esencia de las canciones de Álvaro Carrillo, Indalecio Ramírez, César Cárdenas, Ausencio Laso y otros es, para don Mariano, resultado de un proceso "mágico" por no tratarse de una música de su época.

"Yo les enseñé que todo género es importante, pero primero tienen que valorar su música, los compositores de su tierra, de su región, para forjar su identidad".

Laura, quien empezó a cantar a los nueve años, dice que comenzó a hacerlo porque le gustaba mucho escuchar a su papá: "Escuchaba baladas pop, pero mi papá me enseñó a escuchar boleros.Las baladas están bien pero no tienen letras bonitas, mientras que las de los boleros son hermosas, especialmente los de Álvaro Carrillo e Indalecio Ramírez".

Dice que sus compañeros de escuela están acostumbrados a escuchar otros géneros musicales, "pero yo les digo que las canciones románticas son mejores porque tienen bonitas letras. Como que les aburren, pero yo se las enseño y empiezan a gustarles".

Al escuchar a Laura y a su padre cantar estos boleros fue como Celia empezó a interesarse por esta música, refiere la hermana menor: "Yo le dije que eran canciones muy bonitas, se emocionó mucho y ahora aquí está con nosotros. Trabajar como hermanas es muy bonito. De las canciones que grabamos la que más me gusta es 'Un minuto de amor', de Carrillo".

Celia comenta entre risas que les satisface mucho saber que a la gente le gusta lo que cantan: "Eso hace que me sienta bien. Dice mi papá que el aplauso es importante para el músico".

Para Celia es importante que se preserven los boleros que cantan "porque son parte de la cultura de hace tiempo. Más que nada son canciones muy bonitas que deberían seguir escuchándose. Casi no las tocan en la radio, por lo regular se oye únicamente banda.

TE RECOMENDAMOS:La música indígena cora y huichol, la más grabada 

Para mí las canciones más bonitas son los boleros. Del disco la canción que más me gusta es 'Un minuto de amor'". El proceso de grabación del disco fue muy natural, asegura, porque "solo estaban mi papá y César.

Nos sentimos muy a gusto porque fue como si se tratara de un ensayo de los que hacemos en la casa para que las canciones se escuchen bien". Que esta música sea más reconocida es muy importante, considera Celia: "Pienso que, por medio de esta música, otras personas se pueden inspirar y componer más canciones de este tipo. Yo quiero estudiar contaduría, pero voy a seguir en la música porque me gusta mucho".

Las Hermanas García se presentarán en la Casa del Lago Juan José Arreola, en el Bosque de Chapultepec, el sábado 21 de enero a las 14:30.


FLC