Más de un millón de mexicanos tienen hepatitis C

Especialistas del Hospital de México alertaron que debido a que la enfermedad no presenta ningún síntoma solo el tres por ciento de los portadores saben que la padecen.
Para ser donador es necesario pesar más de 50 kilogramos y 18 años.
Todos aquellos que hayan sido operados o tenido una transfusión antes de 1992 son vulnerables de portar la hepatitis C (Notimex)

Ciudad de México

Según el Hospital General de México, aproximadamente un millón y medio de mexicanos padecen hepatitis C pero solo el uno o tres por ciento lo sabe, ya que sus síntomas se pueden manifestar hasta 30 años después, por lo que muchos pacientes visitan al doctor hasta que se presentan complicaciones como cirrosis y cáncer de hígado.

Se trata de una enfermad que se puede curar en tres meses, la clave es detectarla a tiempo, el problema es que al no presentar ningún síntoma todo se basa en la cultura de prevención y monitoreo de cada persona.

Los factores de riesgo son diversos, desde compartir jeringas contaminadas, trasplantes de órganos, uso de equipo médico no esterilizado, sangre contaminada o sus derivados por transfusión.

Cabe destacar que todos aquellos que hayan sido operados o tenido una transfusión antes de 1992 son vulnerables de portar cierto tipo de enfermedades, entre ellas la hepatitis C, ya que fue hasta ese año cuando se decretó que hubiera regulación en la calidad de la sangre que se donaba o recibía.

Contraer hepatitis C podría ser más fácil de lo que parece, otros factores de riesgo se encuentran en la vida diaria y si se descuidan algunos detalles podrían poner riesgo su salud, tal es el caso de mantener relaciones sexuales con alguien infectado, hacerse un tatuaje o un piercing en un lugar poco salubre, la acupuntura o podología y hasta el manicure y pedicure se deben hacer con instrumentos esterilizados.

En un porcentaje menor, también se puede contagiar un bebé cuando la madre es portadora del virus.

El próximo 28 de julio se conmemora el día mundial de la hepatitis C, por lo que especialistas como la doctora Margarita Dehesa, miembro del Comité Médico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática y la doctora Ruby Ann Chirino, miembro de la Asociación Mexicana de Hepatología hicieron la invitación para que la gente hable del tema y se haga la prueba para saber si padece o no esta enfermedad.

Por cierto, la doctora Margarita Dehesa aclaró que hay una vacuna para la hepatitis B por lo que "es una enfermedad que no debería existir", contrario a lo que ocurre con la hepatitis tipo C ya para ella aún no hay tratamiento preventivo.

Algunos de los síntomas que se presentan, mucho tiempo después del contagio son: fiebre, cansancio, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina de color obscuro, piel y ojo amarillos.