Hallan método para matar al VIH que evade antirretrovirales

Científicos lograron desalojar el virus de las células en las que se refugia cuando los pacientes son tratados con medicamentos.
Usan anticancerígeno que hace salir al patógeno y lo ataca.
Usan anticancerígeno que hace salir al patógeno y lo ataca. (Especial)

Melbourne

Un grupo de científicos logró desalojar el virus del sida de las células en las que se refugia cuando los pacientes son tratados con antirretrovirales, un nuevo avance contra la enfermedad presentado en la conferencia internacional de Melbourne, Australia.

El experimento, llevado a cabo con seis voluntarios, tiene el objetivo de desalojar y eliminar (kick and kill) el virus, uno de las estrategias probadas por los científicos para encontrar un medicamento.

Tomar antirretrovirales reduce la cantidad de virus en la sangre a niveles indetectables y permite a los pacientes llevar una vida casi normal; sin embargo, estos medicamentos deben tomarse todos los días, son caros y tienen efectos secundarios.

Si se dejan de tomar, el virus rebrota en apenas unas semanas y vuelve a infectar a las células inmunes, lo que hace al paciente vulnerable a muchos microbios, algunos mortales.

Por ello los científicos intentan, desde hace tres años, desalojar al virus de su refugio y matar a las células en las que se esconde cuando el paciente está bajo antirretrovirales.

En la Conferencia Mundial sobre el Sida, en Melbourne, un grupo de investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca presentó sus conclusiones. Seis pacientes tratados con antirretrovirales tomaron también romidepsin, un anticancerígeno que hace que aumente entre 2.1 y 3.9 veces la cantidad del virus en la sangre.

En cinco de los seis pacientes, el virus se volvió localizable.

Los investigadores tendrán ahora que determinar si todos los virus escondidos fueron “revelados” y encontrar una manera de matar a las células refugio, donde el virus se multiplica apenas se deja de tomar los antirretrovirales.

“Hemos demostrado que con romidepsin, podemos activar un virus que hiberna”, declaró Ole Schmeltz Sogaard, jefe del equipo de investigadores.

“Es un paso hacia la dirección correcta pero el camino es aún largo y los obstáculos son numerosos antes de que podamos hablar de una cura del sida”, añadió.

Células refugio

Cuando va a la sangre, el virus “reactivado” deja una marca en el exterior de las células inmunes infectadas (CD4) que puede ser observada con un microscopio.

Los científicos esperan que esta marca, similar a las huellas dactilares, pueda ser rastreada por las células T (linfocitos T), que combaten las infecciones.

El equipo de científicos desea combinar el romidepsin, que “despierta” al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), con una vacuna llamada vacc-4x, para incitar a las células T a identificar y luego destruir las células en las que se refugia el virus.

Los voluntarios del experimento no sufrieron efectos secundarios importantes al tomar romidepsin, y este medicamento anticancerígeno no interfirió con los efectos del tratamiento con antirretrovirales.

La Conferencia Internacional sobre el Sida, que reúne cada dos años a especialistas y científicos de todo el mundo, estuvo marcada unos días antes de su apertura por la decepción en el caso de la “niña de Mississippi”.

Se trata de una menor estadunidense, conocida como “la niña de Mississippi”, nacida con VIH de
una madre infectada y que no había sido tratada. La niña había recibido al nacer fuertes dosis de medicamentos durante 18 meses, antes de que los médicos perdieran el rastro del virus.

Cinco meses después, los médicos no hallaban rastros del virus, un descubrimiento asombroso, ya que el VIH aumenta en menos de un mes después de que se detiene el tratamiento.

Sin embargo hace unos días se descubrió que tras vivir 27 meses sin VIH ni medicamentos, el virus volvió a aparecer.