• Regístrate
Estás leyendo: Hallan en Argentina restos de un reptil volador desconocido
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 22:01 Hoy

Hallan en Argentina restos de un reptil volador desconocido

Es un ejemplar único, tanto por sus 170 millones de años de existencia, según la datación, como por lo pequeño que es su cráneo para ser un pterosaurio perteneciente al periodo Jurásico.

Publicidad
Publicidad

Un grupo de científicos descubrió en las profundidades de un lago en la Patagonia, Argentina, los restos fósiles del cráneo del que se cree es el pterosaurio (reptil volador) más antiguo del periodo del Jurásico inferior, desconocido hasta el momento, al que se ha denominado Allkauren koi.

“Podemos decir que fueron reptiles voladores totalmente adaptados al vuelo, los huesos del cráneo son neumáticos y si los rompiéramos no tienen cavidades de aire. Este pterosaurio en particular tenía dientes y un pico, una especie de trompa alargada”, relató ayer Ariana Carabajal, experta en neuropaleontología y parte del equipo de investigación que realizó el hallazgo.

El nombre de la nueva especie significa ‘cerebro antiguo’ en tehuelche, la lengua de los indígenas de la zona del Chubut, ubicada en la región de la Patagonia, que es donde hallaron los restos del ave jurásica.

Carabajal fue la responsable de realizar las microtomografías en 3D de los restos del reptil volador que, según ella, tiene un cráneo de casi siete centímetros, lo que lo hace único tanto por sus 170 millones de años de existencia, según la datación de los restos, como por sus pequeñas dimensiones para ser un pterosaurio.

“Comparado con el de otras especies parecidas que conocemos, este tiene el tamaño de una garcita, pero es muy difícil saber con exactitud, ya que solo tenemos algunas partes del cráneo y unas vértebras del cuello”, acotó la especialista.

Nuevas tomografías

El cráneo del Allkauren koi es el primero con esta antigüedad y de cualquier especie del que se hace una reconstrucción computarizada en tres dimensiones, ya que las tomografías hasta el momento se realizaban en 2D.

La investigación fue publicada ayer en la revista científica PeerJ y el artículo detalla los componentes que rodean los restos craneales que encontró el equipo formado por tres investigadores argentinos (Carabajal, Laura Codorniú1 y Diego Pol) y dos alemanes (David Unwin y Oliver W.M. Rauhut).

De acuerdo con el texto, el espécimen no tiene las mismas características anatómicas de las otras dos especies de reptiles con alas y la capacidad de volar del Mesozoico, también conocida como “la era de los reptiles”.

La primera de las otras especies, el Rhamphorhynchus, fue encontrada en Alemania y corresponde al periodo Triásico (anterior al Jurásico), con una “anatomía craneal horizontal parecida a la del Allkauren koi”, pero era “más parecido a un cocodrilo, aunque con alas”, aseguró la experta.

La segunda, Anhanguera, se encontró en Brasil y fue reconocida como un animal del periodo Cretácico (posterior al Jurásico) y por lo tanto con una evolución diferente que acomoda las estructuras craneales y tiene un tamaño superior.

Del nuevo ejemplar —el tercero de ese tipo descubierto hasta la fecha—,”es muy poco lo que se conoce”, resaltó Carabajal, pero tiene unas características cerebrales que para la científica lo hacen más semejante “a una paloma que a un reptil”.

Por otro lado, los huesos de su oído también explican que el Allkauren koi tuviera el “equilibrio y estabilidad suficiente” para poder alzar el vuelo; sin embargo, no se tiene la certeza de que esta especie sea la antecedente a las aves actuales, ya que durante la era del Mesozoico se desarrollaron evolutivamente otras voladoras.

Este es el caso de los terodópodos, que finalmente “alcanzaron el nivel de vuelo suficiente y desarrollaron plumas”, algo que para Carabajal “no se puede asegurar de los pterosaurios”.

El equipo científico determinó que el reptil alado había muerto en el lago, pero no pueden afirmar que nadara en el interior del mismo para buscar alimento.

“El ejemplar de Brasil sí tenía los dientes afilados como agujas, de forma que sumergía la cabeza y sus dientes hacían de colador para comer peces pequeños”, explicó Carabajal, tras añadir que el Allkauren koi no cuenta con ese tipo de dentadura y es probable que se alimentara de animales terrestres.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.