'Ya me piqué' y sólo quiero escribir novelas: Arriaga

El guionista asegura que en su faceta de novelista ha descubierto más sobre él y las experiencia que tiene en la vida, tal y como sucede en El salvaje, su más reciente obra. 
El guionista se encuentra promocionando su más reciente novela, El salvaje.
El guionista se encuentra promocionando su más reciente novela, El salvaje. (Facebook Hay Festival Querétaro)

Querétaro

Hay una imagen que acompaña a Guillermo Arriaga a donde quiera que va: la del cineasta, el guionista de películas tan importantes como Amores Perros, pero hay en su interior el convencimiento de que su labor más bien es la de contar historias.

Siento que nunca me fui de la literatura, que lo que escribí para cine era literatura también, son obras originales, no trabajé por encargo, no trabajo por encargo. Si ves Amores perros y lees El salvaje o Retorno 201, te das cuenta que son hermanos”, explicó el escritor durante su presencia en el Hay Festival Querétaro.

TE RECOMENDAMOS: Las series de televisión son las nuevas novelas: Hanif Kureishi

De distintas formas hay un mismo vaso comunicante en esas historias, porque al final están basadas en las mismas experiencias de vida, en especial de los viajes, del barrio, de los recuerdos, lo que incluso siempre le sirve no sólo como fuente de una novela o de un guión, sino como preámbulo de lo que viene.

“Estoy muy contento de regresar a la novela, aquí estoy como novelista y ya me piqué sólo quiero escribir novelas. Es un proceso muy divertido, lo estoy descubriendo como si fuera lector: hay momentos en la escritura de una novela que parece que alguien te está dictando, yo tuve esa sensación de que alguien me estaba dictando y estoy muy contento con el resultado”.

La escritura se ha convertido en un proceso de descubrimiento, aseguró Guillermo Arriaga, por lo que escribe sin un plan, más allá de lo que la gente pueda pensar “que estructuro, las películas son mis novelas y todo lo tengo muy pensado… no".

“Tengo déficit de atención, lo que me impide tener lógica y atención, realmente es un desmadre mi cabeza como para hacer esas cosas tan sofisticadas. Lo que hago es sentarme a escribir basado en las experiencias que tuve en la vida.El salvaje, por ejemplo, no es autobiográfica, pero sí es vivencial”.

Arriaga define a ésta última como una novela mucho más de personajes, que mira más hacia adentro, por lo que más allá de las imágenes que aparezcan o que se crea que pueda ser adaptable para cine.

“Hay una literatura que tiende a formar imágenes, sin que esto signifique que pueda ser cine. Sí hay una literatura muy visual y siento que pertenezco a esa tradición, sin embargo lo más interesante es lo que está sucediendo al interior de los personajes, por lo que es muy difícil que se pueda adaptar”.

Después de hablar sobre cine con Hanif Kureishi, una de las tareas de Guillermo Arriaga en el Hay Festival Querétaro fue presentarse como narrador, en especial alrededor de El salvaje, una historia que parece de violencia, pero que el escritor defiende como una trama de amor y de amistad.

“En el fondo soy un romántico y un optimista, y creo que la gente puede ir a los lugares más oscuros, como perder todo y aún salir avante. El salvaje, más que hablar de la violencia y la muerte, habla de la potencia de la vida, desafortunadamente hemos ‘cursificado’ al amor y a la amistad, porque sin ambas, los tejidos sociales acaban por descomponerse”.


mrf