Quedan menos de 60 ejemplares de vaquita marina

Greenpeace anunció que esta especie endémica de México será capturada y protegida en un intento por salvarla de la extinción.
La vaquita marina será puesta en cautiverio para salvarla de la extinción.
La vaquita marina será puesta en cautiverio para salvarla de la extinción. (Especial)

Ciudad de México

Según estimaciones, quedan en el mundo menos de 60 ejemplares de vaquita marina, una especie endémica de México. Por esa razón, el Comité Internacional para la Recuperación planea atrapar y proteger a la mayor cantidad posible de ellos, en un último esfuerzo por salvarlos de la extinción.

TE RECOMENDAMOS: PETA expone la crueldad detrás de bolsos Louis Vuitton.

Greenpeace México y el Centro para la Diversidad Biológica (CDB) habían prevenido en repetidas ocasiones que la pesca ilegal de la totoaba —otra especie que también se encuentra en peligro de extinción— ha causado el declive continuo de la vaquita marina. Hace pocos días, organizaciones denunciaron que la pesca no se ha detenido y que las autoridades ambientales y pesqueras no han informado sus planes a implementar tras la conclusión de la veda anunciada el año pasado, la cual prohibir el uso de redes de enmalle durante dos años, por resultar dañinas para esta especie. Además, durante el mismo periodo de tiempo, los pescadores han recibido compensaciones económicas para evitar riesgos de enmalle para la vaquita, pero las mismas organizaciones no gubernamentales han acusado en múltiples ocasiones que estas son injustas y desiguales.

Hace algunos meses, el CDB solicitó —a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI)— datos sobre el padrón de beneficiarios y encontró que 2,699 personas reciben apoyos de entre 4 y 8 mil pesos, mientras sólo dos personas reciben más de un millón de pesos. Ante esa situación, Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace en México, dijo a Sin Embargo que mantener en cautiverio a la vaquita marina es una “medida desesperada”, derivada de un programa integral de conservación que hasta el momento no ha funcionado. "Llegamos a este punto porque la autoridad nunca pudo poner un freno a la pesca de la totoaba. Porque nunca hubo una verdadera disposición de terminar con ese tema de raíz", acusó.

FM