Un Grammy para la cultura independiente

'El hilo invisible', de Jaramar y el Cuarteto Latinoamericano, ganó en la categoría de Mejor Disco de Música Clásica 2016.
El álbum de canciones sefardíes fue grabado en la Sinagoga Histórica Justo Sierra.
El álbum de canciones sefardíes fue grabado en la Sinagoga Histórica Justo Sierra. (Foto: @ElGaloFoto )

Ciudad de México

El Grammy Latino otorgado al disco El hilo invisible (Intolerancia, 2015) es un premio para la cultura independiente, considera la cantante Jaramar, quien junto con el Cuarteto Latinoamericano fue recompensada por su tratamiento de canciones sefardíes. El álbum fue reconocido en la categoría de Mejor Disco de Música Clásica, frente a músicos de la talla de Jordi Savall y José Serebrier.

TE RECOMENDAMOS: El soundtrack de 'Stranger Things' va por el Grammy

La cantante considera que el premio para el disco que incluye canciones como “Yo m’enamorí”, “Esta montaña d’enfrente”, “Pincha pincha”, “La prima vez” y “Adio Kerida”, no valida únicamente su “trayectoria y la del Cuarteto Latinoamericano, o este trabajo en particular, sino los proyectos que se hacen desde la independencia. He recibido muchas felicitaciones de músicos que se sienten parte de este premio a un camino de búsqueda, pero también de colegas del mundo de la cultura, pintores, escritores, etcétera”.

Aunque para Jaramar se trata de “un disco híbrido, difícil de catalogar en los géneros que manejan los Grammy Latino, finalmente lo colocaron en la categoría de música clásica. Ya ser nominados era para nosotros increíblemente emocionante. Competir con Jordi Savall, uno de mis grandes ídolos, era ya un triunfo”. 

'El hilo invisible' es un disco híbrido, difícil de catalogar en los géneros que manejan los Grammy Latino.

La cantante asegura que tanto ella, como los integrantes del cuarteto estaban seguros de que “es un disco redondo, excelentemente interpretado y muy bien grabado. Todos estamos muy orgullosos de él. Los Grammy estaban fuera de mis consideraciones, así que la nominación y el premio fueron como una confirmación de que había otra gente que pensaba lo mismo sobre nuestro trabajo”. 

Álvaro Bitrán, chelista del Cuarteto Latinoamericano dice que el Grammy Latino significa mucho para el grupo “porque es un premio otorgado por los músicos, un reconocimiento de los colegas. Además estábamos compitiendo con uno de los músicos que más admiro, que es Jordi Savall”.

El chelista explica que las canciones de El hilo invisible están muy cerca de los hermanos Bitrán, tres de los integrantes del cuarteto, “ya que venimos de una familia judío sefardita por parte de mi padre. Muchas de estas canciones las cantábamos de niños, formaban parte de nuestra vida. Por ello es un disco muy querido y por el hecho de haber sido grabado en un lugar espectacular que es la Sinagoga Antigua”.

Trabajar con Jaramar fue muy fácil, asegura Bitrán. “Ella había cantado mucho estas canciones y el proyecto fue una propuesta suya. Nos gustó mucho la idea, encargamos los arreglos y desde el primer ensayo nos dimos cuenta de que el proyecto era muy bueno”.

El Cuarteto Latinoamericano ganó su primer Grammy Latino hace cuatro años con el disco, Brasileiro, Works of Francisco Mignone (Sono Luminus, 2012), premios que, indica Bitrán, “le dan credibilidad al grupo ante los ojos de un público que no está acostumbrado a nuestro trabajo. He notado que han salido invitaciones a algunos festivales a donde no habíamos ido antes porque no nos conocían o no sabían muy bien a qué nos dedicábamos. Por otra parte, se siente bonito tener una estatuilla en el estudio”, concluye entre risas.

Jaramar se presentará con su proyecto Toda mi vida os amé, con el guitarrista Luis Javier Ochoa y el violinista Alex Fernández, el domingo 11 de diciembre a las 12:30 horas en la Sinagoga Histórica Justo Sierra.

  


ASS