• Regístrate
Estás leyendo: González de Alba revitalizó la vida nocturna de la CdMx
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 09:42 Hoy

González de Alba revitalizó la vida nocturna de la CdMx

Fundó el bar gay El Taller, la cantina El Vaquero y su fascinación por la cultura helénica lo llevó a abrir el restaurante La taberna griega.

Publicidad
Publicidad

Hay millones de hombres guapos en el mundo; a algunos de ellos los podrás conocer en El Taller”, fue la frase que Luis González de Alba insertó, a mediados de los ochenta, en Spartacus, reconocida guía turística anual dirigida a la comunidad gay masculina y que desde 1970 se edita en Alemania.

“Fue la primera vez en México que un antro abiertamente homosexual se anunciaba y los turistas llegaban directos a él para beneplácito de la comunidad local”, apunta Xarles Sáenz, un activista y cliente desde la primera noche que el sitio abrió, el 16 de junio de 1986.

El domingo pasado por la noche, en el número 37 de Florencia, colonia Juárez (CdMx), fue colocado un moño negro en la entrada de El Almacén —adjunto a lo que fue El Taller—, en honor al escritor y empresario fallecido.

“Luis transformó la vida nocturna, pues antes que él lo intentara, los sitios para gays pertenecían a heterosexuales que maltrataban a sus parroquianos. Él rompió con ese esquema al abrir espacios con un corte macho gay informal y divertido, junto a su pareja y cómplice Ernesto Bañuelos”, cuenta Alonso Hernández.

Alonso recuerda que Luis abrió primero una sex shop donde se ofrecían películas porno y libros, y ya después El Vaquero, la primera cantina gay.

González de Alba fue uno de los principales dirigentes del movimiento estudiantil de 1968 y fue encarcelado durante dos años. Tras un exilio volvió al país, donde publicó en la revista Siempre! el primer manifiesto gay, firmado junto a Nancy Cárdenas y Carlos Monsiváis. En su año sabático en París, conoció Le Palace, un viejo cine sin butacas convertido en antro gay, del cual obtuvo inspiración.

A mediados de los setenta, los gays mexicanos que deseaban divertirse lo hacían en bares clandestinos y pequeños donde se servían bebidas adulteradas. Entonces Luis vio una oportunidad de negocio y en 1981 abrió El Vaquero, primero en un local rentado cerca del Parque Hundido y ya después con un espacio propio en Algeciras, colonia Insurgentes Mixcoac.

González de Alba obtuvo la primera licencia en México para un bar gay y abrió El Taller: “Luis trajo desde Nueva York a unos strippers que hicieron el primer desnudo total en un show en México e incidió en la creación del Grupo Guerrilla Gay, responsable de Los martes de El Taller, primer intento por llevar información a la comunidad con la participación de expertos”, relata Gabriel Romero, parte del staff de El Taller y hoy gerente de El Almacén.

Luis ayudó a crear la Fundación Mexicana de Lucha contra el Sida, y llevó a Luis Guillermo Juárez y a Xabier Lizárraga para dar charlas a los parroquianos sobre la enfermedad. Además apoyó decididamente la formación de los primeros grupos de osos (subgénero de la cultura gay formado por hombres robustos y peludos), pero también impulsó a la cultura leather y vaquera en la CdMx. Asimismo, apoyó económicamente las primeras marchas del Orgullo Lésbico-Gay.

González de Alba trajo lo más novedoso de la música bailable y convirtió a El Taller en prestigiosa pista donde pinchaban renombrados diyeis: “En su momento al local se le conoció como La capital de la música electrónica, e incluso las mujeres se llegaban a disfrazar de hombres (ya que ellas no podían ingresar) para escuchar los sets”, recuerda Alonso.

En 1994, fascinado con la cultura helénica, abrió el restaurante La Taberna Griega; cuatro años después regresó a vivir a Guadalajara y dejó la administración en manos de empleados que no lograron sostener los exitosos proyectos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.