INAH analiza huesos de 10 mil años hallados en Tlaxcala

Se trata de un cráneo y dos colmillos de un gonfoterio, un animal emparentado con los elefantes actuales; los restos se encontraron en la comunidad de Santiago Tepeticpac.
Los restos del gonfoterio se encuentran encapsulados y resguardados para su limpieza y aplicación de un tratamiento de conservación.
Los restos del gonfoterio se encuentran encapsulados y resguardados para su limpieza y aplicación de un tratamiento de conservación. (INAH/Aurelio López)

Ciudad de México

Expertos del INAH trabajan en la conservación del cráneo y dos defensas de un gonfoterio de cuando menos 10 mil años de antigüedad hallados en Tlaxcala, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En un comunicado, explicó que las piezas encontrados a finales de mayo en la comunidad de Santiago Tepeticpac se encuentran encapsuladas y resguardadas para su limpieza y aplicación de un tratamiento de conservación, a fin de que queden disponibles para su estudio por especialistas en megafauna.

De esta manera, continuó, se tendrá oportunidad de profundizar en la presencia de la megafauna en esa entidad durante el Pleistoceno.

Aurelio López Corral, especialista adscrito al Centro INAH-Tlaxcala, informó que los restos de este ejemplar se encontraron a finales de mayo pasado entre unos depósitos de arenas volcánicas sellados por gruesos estratos de tepetate, en el municipio de San Juan Totolac, y se trata de un descubrimiento inédito para la zona.

Comentó que no se sabe la antigüedad exacta de este ejemplar, pero se calcula que al menos tiene 10 mil años, y precisó que el cráneo y las defensas (dientes incisivos) miden alrededor de dos metros de largo, extensión corta para esta especie por lo que se presume que es un individuo joven, lo que se confirmará con su estudio.

El hallazgo se produjo cuando un grupo de trabajadores, al extraer material de un banco de arena para las obras de restauración en el sitio arqueológico de Tepeticpac, que se encuentra en proceso de exploración y rehabilitación, advirtió que asomaba la punta de una de las defensas.

Una vez que se obtuvo la autorización del Consejo de Arqueología del INAH, se procedió al rescate y fue entonces cuando quedaron al descubierto el cráneo y las dos defensas completas del gonfoterio, actualmente resguardadas en las instalaciones del Centro INAH Tlaxcala.

Aurelio López detalló que las obras se hicieron en un lapso de seis semanas y al hallazgo “lo sacamos en bloque para no alterar nada, fue una odisea porque pesaba cerca de una tonelada con todo y el bloque de arena”.

Detalló que esos depósitos aluviales probablemente conforman un antiguo manto acuífero y presentan muchas capas de arenas finas y gruesas, producto de la sedimentación durante miles de años, que habría permitido la fosilización y preservación del gonfoterio.

El especialista anotó que en este sitio también se encontraron fragmentos de maxilares de algún camélido o caballo de al menos 10 o 12 mil años de antigüedad, pero “seguramente corresponden a otro momento histórico, diferente al del gonfoterio”.

Subrayó que se trata de un descubrimiento inédito en Tlaxcala, “se han hallado restos fósiles en otros lados del estado, pero nada como esto, lo que nos permitirá hacer más estudios sobre la presencia de megafauna en la entidad durante el periodo del Pleistoceno”, concluyó.

El gonfoterio es un animal prehistórico perteneciente a la familia extinta de proboscídeos, emparentados con los elefantes actuales, que vivieron entre el Mioceno y el Holoceno, hace entre 12 millones y hasta hace unos 10 mil años.