El gobierno “descuidó históricamente” casos de curas pederastas

El titular de la Comisión Nacional Ejecutiva de Atención a Víctimas asegura que implementarán políticas públicas con el propósito de evitar ese delito.
Sergio Javier Rochín, titular de la comisión creada en enero por el gobierno federal.
Sergio Javier Rochín, titular de la comisión creada en enero por el gobierno federal. (Especial)

México

El Estado mexicano “no puede quedar mudo” ante los casos de sacerdotes pederastas y “podría pedir disculpas públicas por el descuido que históricamente se ha tenido frente a estos actos de abuso con los más débiles” afirmó Sergio Javier Rochín, titular de la Comisión Nacional Ejecutiva de Atención a Víctimas, creada en enero por el gobierno federal.

Rochín aseguró en entrevista con MILENIO que los abusos sexuales contra niños por parte de sacerdotes u otros religiosos son “una tortura espiritual”, por lo que, abundó, el gobierno  lleva a cabo un plan para establecer políticas públicas con el objetivo de que estos delitos no se repitan.

Para proteger a los menores de ese delito, las políticas públicas se integrarán al Programa Nacional de Atención a Víctimas, y para elaborarlas se realizará un diálogo con todas las Iglesias y organizaciones que trabajan por los derechos de los niños, además de que van a recibir la asesoría del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El comisionado, que está a cargo de los comités relacionados con la violencia sexual y grupos vulnerables del nuevo organismo federal, manifestó que para la generación de medidas gubernamentales se debe partir  de hechos reales porque “nos interesa conocer, atender y hacer pública la existencia de estos casos, respetando la privacidad de las personas, para que a partir de éstos se generen políticas públicas con conocimiento”.

Con testimonios como los que se escucharon en el foro internacional titulado El Significado del Informe del Comité de los Derechos del Niños a la Santa Sede y las Implicaciones para México, “tenemos muchos elementos para generar políticas públicas en el país, porque son hechos reales”, consideró Rochín.

Tortura espiritual

Los casos de pederastia que cometen los curas son un tema importante para reflexionar porque “muchas veces estos abusos de carácter sexual en las Iglesias, por parte de pastores, guías, sacerdotes o autoridades eclesiásticas, tienen una connotación de tortura espiritual, no solo psicológica o física”, opinó.

Rochín detalló que esos abusos son “tortura espiritual porque el victimario utiliza la fuerza de la fe y de las creencias, que es una parte fundamental e íntima de las personas.

“Incluso en algunas ocasiones conocemos casos en que se utiliza esa propia fe para engañar y para obligar a los niños a hacer actos inhumanos, bajo la creencia de que si no lo hacen serán sujetos al pecado o al infierno y que están desobedeciendo  la voluntad suprema de Dios o del creador, y eso es gravísimo. Por eso es un fenómeno que se debe atender”, recalcó.

El gobierno “no puede quedar mudo ante este tipo de situaciones que se generan, porque son delitos y violaciones a los derechos humanos y se hacen desde el ejercicio de un poder factico, que es el espiritual” agregó el comisionado.

Recuperar la verdad

Aunque el delito de abuso sexual haya prescrito en el marco jurídico y el responsable ya no pueda recibir sanción, Rochín destacó que es importante la recuperación de la verdad.

Por ello, la Comisión Nacional Ejecutiva de Atención a Víctimas también buscará  “hacer públicos estos hechos que están sucediendo, que son reales, y sobre todo contar con una política  pública que evite que estos actos se sigan dando y que se encuentren la manera de denunciarlos, aun cuando hayan prescrito”.

A una víctima, agregó, se le puede otorgar  la reparación del daño, y entre esta deben estar las disculpas, “y si no lo quiere hacer la institución responsable, que lo haga el Estado por el descuido que históricamente se ha tenido frente a estos actos de abuso con los más débiles”, señaló.

Además, el comisionado consideró que se pueden realizar otras acciones de atención psicológica, ya que la ley dice que hay grupos de población que deben ser atendidos con especial diligencia y cuidado; entre estos están los niños y, aunque ya sean adultos, “quienes sufrieron en la infancia tienen derecho a la reparación del daño”.

Ante ese tipo de acciones, Rochín sostuvo que el Estado no puede ser omiso y no actuar, pues implicaría una violación más grave a los derechos de los niños y del interés superior de la infancia.

• • •

Juez ordena inusual sentencia en EU

El juez municipal Gayle Williams Byers, de la ciudad de South Euclid, en Ohio, Estados Unidos, sentenció a un hombre con la condena de pararse en una esquina con un cartel donde reconozca que le gusta molestar a otros.

Tras ser condenado por hostigar a una vecina y a sus hijos discapacitados, Edmond Aviv, de 62 años, exhibió ayer durante cinco horas un cartel que decía: “¡SOY UN ABUSÓN! Agredo a niños incapacitados y soy intolerante con los que son distintos a mí. Mis acciones no reflejan la diversidad de la comunidad de South Euclid, donde vivo”.

El juez también ordenó a Aviv pasar 15 días en la cárcel y tomar clases de control de conducta, además de enviar una carta de disculpa a la mujer.

Aviv se ha peleado durante 15 años con su vecina Sandra Prugh, quien tiene dos hijos adultos adoptados con discapacidades (parálisis cerebral y epilepsia), un marido con demencia y un hijo paralítico, reportó el diario The Plain Dealer, de Cleveland.

La mujer, que manifestó preocupación por la seguridad de su familia, dijo que Aviv la insultó cuando ella sostenía a sus hijos adoptivos negros, le escupió varias veces y ha arrojado excrementos de perro al automóvil de su hijo.

AP/Ohio

• • •