“La gente reconoce que se ha perdido mucho del patrimonio, pero el tema le interesa”

Para el cronista Antonio Guerrero Aguilar la cuenta ha resultado de gran provecho pues se encontró un canal de comunicación directa entre el historiador y la comunidad donde radica.
El sitio cuenta con más de mil imágenes, mencionó Antonio Guerrero.
El sitio cuenta con más de mil imágenes, mencionó Antonio Guerrero. (Especial)

Monterrey

De tener las fotografías guardadas en un cajón, mejor buscar donde difundirlas. Pero si en los medios impresos las oportunidades son pocas, las redes sociales son la herramienta perfecta para esta tarea.

En el perfil Cronista de Santa Catarina y la página del mismo nombre, en Facebook, se difunden imágenes del municipio en sus ayeres, algunos mapas, fotografías de casas y edificios antiguos, sucesos como el paso del huracán Gilberto y dando un espacio a su gente.

Para el cronista Antonio Guerrero Aguilar la cuenta ha resultado de gran provecho pues se encontró un canal de comunicación directa entre el historiador y la comunidad donde radica.

La página se creó a finales del 2012 y desde entonces se ha dedicado a subir imágenes antiguas del municipio con un breve texto.

“En algunas imágenes hemos alcanzado hasta 20 mil ‘vistas’, algo que no lograríamos si ésa fotografía saliera publicada en una revista o libro”, apunta Guerrero Aguilar.

No pasó mucho tiempo cuando los usuarios de Facebook residentes en Santa Catarina empezaron a compartir fotografías, solicitando al cronista que investigara “de qué época era o en que sitio en específico” se ubicaba dicha escena.

Esto ha provocado que de las 200 imágenes que originalmente se tenían en la cuenta hoy se tengan publicadas más de mil fotografías.

“La gente te pide que escribas la historia de ciertos pasajes, como ejemplos están el castillo, la Puerta de Monterrey o de la Huasteca, aunque las haya escrito cinco veces la vuelven a pedir”.

Generar la crónica desde las redes sociales es una oportunidad de difundir la historia en aquellos que difícilmente se acercan a un museo, comenta e investigador. O, incluso, en aquellos que están fuera del país y extrañan el terruño.

Esto demuestra que existe un interés de los nuevoleoneses por conocer la historia de su comunidad.

“A la gente le gusta conocer su historia y reconoce que se ha perdido mucho de su patrimonio, y a través de estos canales demuestra que está interesado en estos temas”, explicó Guerrero Aguilar.