Destacan en la pintura gemelos con Asperger

Víctor Leonardo y Víctor Bernardo Garza Días, fueron apadrinados por el pintor, muralista y escultor de Reynosa, Artemio Guerra, y desean que su trabajo artístico sea conocido.

Reynosa

Leo y Bernardo, de de 16 años quienes comparten similitudes por la ropa y la música, tomando como inspiración a cantantes como Katy Perry, Lady Gaga y Justin Bieber, también coinciden el gusto por la pintura, arte que les ha permitido expresarse y desarrollar diversas técnicas que se reflejan en los más de 20 cuadros que expusieron en el Museo de Reynosa.

Tener el síndrome de Asperger, trastorno del desarrollo cerebral que se caracteriza por la dificultad para interactuar socialmente y el cual afecta más a niños que a niñas, no ha impedido que los gemelos den rienda suelta a su imaginación y creatividad.

Leonardo, quien es el menos tímido, refiere que desde los siete años ambos descubrieron el gusto por la pintura por lo que le pidieron a su mamá tomar clases en la Casa de la Cultura de esta ciudad.

Recuerda que acudieron cerca de un año a tomar clases y al ver que el maestro había agotado los recursos de enseñanza desistieron, toda vez que ellos querían conocer y aprender nuevas técnicas, motivo por el cual empezaron -por cuenta propia- a desarrollar sus habilidades.

Leo, como lo llaman sus familiares y amigos, comentó que prefieren pintar rostros de sus artistas preferidos como Katy Perry y Lady Gaga, aunque entre sus cuadros se aprecia a Marilyn Monroe, Rose, personaje de la película Titanic y Justin Bieber, así como algunas personas de esta localidad.

A su vez, Bernardo, quien prefiere pintar rostros y dibujos animados, expresa que les gustaría perfeccionar su trabajo y tener la oportunidad de exponer sus pinturas en otras ciudades e incluso en otros países, donde reconozcan lo que saben hacer de manera tan natural.

Víctor Leonardo y Víctor Bernardo Garza Días, originarios de Reynosa y menores de una familia compuesta por cinco miembros más, que incluyen a sus padres y tres hermanos mayores, han logrado continuar su preparatoria y avanzar en el desarrollo de la pintura, en la que pasan la mayor parte de su tiempo.

Ambos coinciden que prefieren pintar con carboncillo, lápiz y colores de madera, más que con acuarela, spray o algún otro tipo de pintura y les gusta escuchar música en inglés.

"Nos gusta más pintar a color, pues nos inspira más que en blanco y negro, aunque si tenemos trabajos en blanco y negro, pero el color nos despierta más a la creatividad", comentaron los gemelos, quienes hasta hace un año les diagnosticaron el síndrome de Asperger.

Los hermanos, quienes fueron apadrinados por el pintor, muralista y escultor de Reynosa, Artemio Guerra, desean que su trabajo artístico sea conocido y valorado por todos los grupos etarios de la sociedad, pues afirman que pueden hacer cualquier tipo de pintura; aunque prefieren los rostros y caricaturas.

A pesar de tener el síndrome de Asperger, padecimiento que afecta de tres a siete por cada mil niños, de siete a 16 años de edad, Leo y Bernardo reciben diversas terapias encaminadas a integrarlos a la sociedad.

La madre de los menores, Yolanda Díaz Rivera recuerda que "desde pequeños fueron muy callados y antisociales, nunca convivían con otros niños ni siquiera con sus hermanos mayores, siempre estaban juntos, pero sólo ellos dos y yo no me daba cuenta del problema que tenían".

Fue hasta hace un año que descubrió que los gemelos presentaban dicho trastorno, pues siempre mostraron un aspecto como cualquier otro niño, iban a la escuela y obtenían muy buenas calificaciones, lo único es que no se relacionaban con los demás.

Incluso recuerda que cuando cursaban el segundo año de primaria, Leonardo ganó el primer lugar de un concurso de pintura en su escuela, que entre otros aspectos le impedían saber sobre su afección, pues confiesa que pensaban que simplemente eran introvertidos.

Fue la coordinadora del área de Psicología del Centro de Rehabilitación Integral de Reynosa, Alejandra Zertuche, quien detectó que los gemelos padecen síndrome de Asperger, por lo que reciben tratamiento y terapia para sociabilizar y continuar una vida normal.

"A través de la exposición que realizaron los gemelos queremos que los papás de niños que padecen algún diagnóstico de trastorno del desarrollo, así como la sociedad en general, no limiten a los niños, por el contrario hay que ayudarlos a explorar lo que ellos pueden lograr y hacer", dijo la especialista.

La doctora Zertuche, quien además es la directora del centro "Espacio de genios", observó que es común que etiqueten a los niños que presentan algún trastorno con retraso mental o que no busquen la manera de explorar las habilidades que pueden desarrollar.

"En Espacio de Genios les hacemos un estudio de coeficiente intelectual y es sorprendente ver que la mayoría sale con 150 o hasta 190 puntos, lo que habla que son muy inteligentes y que solo hay que buscar sus habilidades, pues el hecho que no tengan las cinco habilidades no significa que no puedan ser personas de éxito", destacó.

La psicóloga Alejandra Zertuche ha participado en programas altruistas con niños de escasos recursos, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y discapacidad en países como Cuba y África.