• Regístrate
Estás leyendo: García Montero: el poema, una ficción con la verdad del autor
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 13:22 Hoy

García Montero: el poema, una ficción con la verdad del autor

Para el literato español, el compromiso es lograr que su palabra “sea una defensa de la libertad, de una conciencia personal”.

Publicidad
Publicidad

Se le considera un clásico de la literatura española cuando aún no llega a los 60 años de edad; es protagonista de un documental, Aunque tú no lo sepas, en el que varias voces ayudan a reflexionar sobre su presencia en el ámbito de lo cotidiano. Luis García Montero es ensayista, novelista y, sobre todo, un poeta que entiende su relación con la poesía “como el desarrollo de una vocación”.

“Para el poeta, la idea de éxito tiene poco que ver con la acumulación de dinero o de fama, porque hay otros ejercicios que dan mucho más dinero o fama; para nosotros, el éxito es poder desarrollar como personas una vocación en la poesía y eso es lo que yo vivo cuando algunos lectores me dicen que poemas míos han tenido un hueco en su educación sentimental”, asegura el escritor español, quien asiste al Encuentro de Poetas del Mundo Latino, en Aguascalientes.

En entrevista con MILENIO, García Montero (Granada, 1958) reflexiona sobre los lectores, de la poesía y del lugar que ocupa, sobre todo en tiempos tan violentos, con una premisa: uno de los valores de la poesía es la honestidad, porque si bien se pueden usar todos los recursos para provocar un efecto en el lector, no “debo traicionar mi propia conciencia, la verdad que quiero proponer.

“La poesía es un género de ficción, porque utiliza los recursos que tiene la literatura para emocionar: inventa historias, prepara metáforas e imágenes para seducir al lector, invita a mirar hacia un lugar determinado.

“Todo eso tiene que ver con la ficción, porque un poeta no escribe lo primero que se le ocurre, no es alguien que levanta acta de lo que le ha ocurrido como si fuera un notario o un historiador. El poema es una ficción con la que el escritor quiere conmover al lector, pero en esa ficción está la verdad del poeta”.

Autor de títulos de poesía como Vista cansada, Los dueños del vacío y Un invierno propio, García Montero está convencido de que el poeta pertenece a su propio tiempo y tiene los mismos compromisos que cualquier ciudadano.

“A la hora de escribir, uno es consciente de que trabajar con la imaginación y con las palabras hace inseparable la creación literaria y los sueños literarios de la realidad. Por ello pienso que el compromiso del poeta en los tiempos duros que vivimos es lograr que su palabra sea una defensa de la libertad, de una conciencia personal”.

El poeta no debe aceptar ningún tipo de consigna, y su palabra siempre debe ser la defensa de los valores humanos de una conciencia independiente, donde el lector ocupa un lugar muy importante para que exista el hecho poético.

“Me dedico a la poesía porque me emocioné con un poema de Borges o de Sabines o de García Lorca… Soy poeta, porque antes he sido lector y eso me ha hecho tenerle mucho respeto a la figura del lector. Pensar en el lector no es pensar en vender muchos libros, sino en el adolescente que uno fue y se emocionó con un poema de Rubén Bonifaz o con un poema de José Emilio Pacheco”.

La vocación poética de García Montero lo hace preparar el terreno para que se consume el hecho poético, para que el lector habite el poema, con la certeza de que la poesía es un género hospitalario.

“Si escribo un poema de amor, de nada sirve que el lector sepa que quiero mucho a mi novia

y que eso parezca una confesión. Se trata de que el lector habite el poema y piense en su propio amor… Es entonces cuando funciona el hecho poético”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.