“La ganancia en conocimiento de DocuLab es invaluable”

La directora de esta sección formativa del FICG habla de la expansión que ha logrado este modelo que hoy está presente en tres países que cubren varias regiones de América. Presentaron libro sobre ...
Nicolás Echeverría es quien comanda al grupo de tutores de Doculab de esta edición
Nicolás Echeverría es quien comanda al grupo de tutores de Doculab de esta edición (Milenio Digital)

Guadalajara

Si bien la inversión que el Festival Internacional de Cine en Guadalajara dedica a la realización de DocuLab es poco oneroso, la riqueza del conocimiento que genera, lo hace un negocio creativo verdaderamente redituable. Con cerca de 400 mil pesos, la producción a cargo de Lorena Rossette patrocinó este año la participación de 35 especialistas del cine documental que durante cinco días se concentran en analizar 13 filmes aún sin terminar.
La directora de DocuLab se remite a las cifras para referenciar su balance que da saldo positivo, eso aunado a las experiencias que este encuentro propicia entre representantes de países iberoamericanos. “El nivel del grupo es muy alto, es decir, son cineastas emergentes pero que tienen trayectoria. Hay seleccionados que se llevaron el premio en el festival más prestigiado de Suiza, hay quien se sacó el Goya en San Sebastián. Tenemos una experta que no pasa de 28 años, Maite Alberdi, su documental estuvo nominado al Goya y el año pasado aquí se sacó el premio al mejor documental Iberoamericano”. 
Asegura que eso es invaluable, “no tiene costo porque no nada más es asesoría. El escenario del festival también les brinda conexiones con el mercado y seguir levantando sus proyectos, conseguir distribuidores, hacer otras coproducciones para películas”. Además ha logrado que DocuLab vaya a festivales de Costa Rica, Viña del Mar en Chile y en Estados Unidos cubriendo varias regiones de América. 
Para Rossette Riestra el dinero público y privado que conforma el presupuesto del FICG está bien invertido en incubar los cineastas del futuro y dice que una de las grandes satisfacciones es que cineastas que han participado como tutores quedan contentos con la experiencia como es el caso de Juan Carlos Rulfo. A lo largo de estas ocho ediciones en DocuLab se han analizado 88 películas, de las cuales 70 se han logrado terminar. Para esta edición se postularon para competir y quedar dentro de la programación de competencia de Documental Iberoamericano 31 filmes que pasaron por DocuLab Guadalajara en alguna de sus ediciones anteriores, de las cuales están cinco en concurso. 
Este año la tutoría corre a cargo de Nicolás Echavarría, creador del Eco de la montaña, Mujer espíritu, Niño Fidencio y  Cabeza de Vaca, así como de Clementina Mantellini, Federico Weingartshofer y Patricia Carrillo, quienes junto con los 35 jóvenes participantes opinan sobre la estructura narrativa de los 13 trabajos seleccionados.  Los oganizadores deliberarán quiénes de esos 13  pueden acceder a premios de servicios de producción con un valor equivalente a 500 mil pesos. 
Las 13 películas de la edición 2016 fueron escogidas entre 400 propuestas recibidas a lo largo del año.
ENTREGARON  BOLSA DE PREMIOS DE 11 MDP
Como parte de la jornada de ayer se realizó la premiación del 12° Encuentro de Coproducción: Premios IMCINE EFD, creados para incentivar el perfeccionamiento,  la coproducción y producción cinematográfica. La bolsa total en premios fue de 11 millones de pesos (mdp). 
Ana Zamboni, directora de Talents Guadalajara, fue quien nombró a los ganadores, de manera que IMCINE  reconoció el trabajo de Ya no estoy aquí de Fernando Frías. La institución también entregó un premio con un valor de 40 mil pesos para asistir un seminario Flagerty en New York. 
Los premios EFD fueron para No son horas de olvidar de David Castañón y la película Asfixia, los ganadores se llevaron premios en especie de hasta 350 mil pesos para producción y equipo de grabación. 
Los Estudios Churubusco también otorgaron dos premios; uno de ellos fue para la película Candelaria que se verá beneficiada con los servicios de laboratorio, revelado e impresión y la película Asfixia ganó servicios de post producción con valor de un millón de pesos. Por otro lado el premio otorgado por la compañía Newart, por un paquete de post producción  se lo llevó Mi cumpleaños favorito de Agustín Tapia, mientras que Válvula films otorgó un premio de 28 mil dólares a la película Mariachis perdidos  de Francisco Ohem. 
La empresa Argos  otorgó tres premios por una línea completa de apoyo de producción, desde vestuario hasta el uso de foro a  El otro lado de Francisca Silva de Chile, El baile y el salón de Iván Porras  de Costa Rica, y  La noche de Julio de Axel Muñoz de México.
tDurante la jornada de ayer del Festival Internacional de Cine de Guadalajara(FICG), se presentó el libro Tierra de visiones: 30 años de cine en Guadalajara, compilado y escrito por los periodistas Raquel Peguero y Alejandro Cárdenas Ochoa.
“Hace algunos años propuse a Iván Trujillo hacer una memoria del festival de cine, porque creo que Guadalajara se merece algo por sus treinta años. Yo más que espectador he visto los festivales como periodista y para mí Guadalajara ha sido muy importante, porque aquí se podía ver el cine mexicano, en los otros festivales optaban por las películas premiadas”, comentó Alejandro Cárdenas, escritor del libro.
El autor agregó que “otra de las peculiaridades de este festival de cine es que se puede interactuar directamente con los actores, directores y productores de las películas que forman parte del programa, lo cual es muy positivo para todos por el vínculo que  reciben retroalimentaciones del público y saben cómo mejorar”. Raquel Peguero por su parte recordó que “fue difícil ponernos de acuerdo en el enfoque de la publicación y decidimos que se narraran las experiencias y la memorias de los directores en primera persona. Los relatos que eran inexactos en fechas tuvimos que contrastarlos con crónicas y noticias escritas”, dijo Peguero.