Sala Chopin se abre a las artes plásticas

MILENIO conversó con el director de la flamante galería de la empresa dedicada a la venta de instrumentos musicales.

Ciudad de México

A fines de junio fue inaugurada la nueva Galería Chopin. El flamante recinto pertenece a la célebre empresa dedicada a la venta de instrumentos musicales, que ahora incursiona en el fascinante mundo del mercado del arte. Manuel Jiménez, director de la galería, conversó al respecto con MILENIO.

Sobre los orígenes de la incursión en las artes plásticas de la Sala Chopin, Jiménez explica: "La sucursal San Ángel abre en conjunto con la de la colonia Roma. Hemos puesto especial énfasis en la difusión y comercialización de obras de artistas oaxaqueños por la siguiente circunstancia: en Sala Chopin siempre hemos sido academia y desde siempre hemos hecho venta de instrumentos musicales. Aquellos se acercaron a nosotros cuando tenían el plan de formar una sinfónica en Oaxaca. Hubo compra de instrumentos y, en menor medida, pago en especie o intercambio. De manera que colgamos algunos de sus cuadros y la gente nos preguntó si estaban a la venta. Así se fue ampliando la relación con ellos y vimos el potencial que tenían".

Jiménez añade: "Es muy interesante el mundo del arte; aprovechamos nuestro nombre de marca para posicionarnos y expandirnos. Los artistas oaxaqueños son nuestro core business, sin que esto signifique que estemos cerrados a la obra de otros artistas nacionales o internacionales que pudieran colocarse en nuestras galerías.

"Igualmente, dentro de los servicios que originalmente tenemos en la Sala Chopin, está la venta de instrumentos artesanales, raros y hechos por pedido. Vimos que teníamos un potencial de compradores que estaban en la misma categoría que nuestros clientes de este tipo de instrumentos musicales. En la galería damos el servicio integral que incluye, a petición del cliente, exploración del espacio de exhibición, recomendaciones de interiores y colocación de la obra. Queremos que haya una excelente experiencia de compra".

Obras expuestas

La galería fue abierta con un considerable conjunto de obras de alta calidad, entre las que podemos destacar Murciélagos (2013), de Sergio Hernández, de óleo y arenas sobre lino, en gran formato, que posee una poderosa fuerza visual tanto por las figuraciones principales —un conjunto de murciélagos al vuelo—, como por el contundente manejo de las tonalidades en rojo. Se trata de una muestra sobresaliente de la actualización posmodernista de la escuela oaxaqueña de pintura.

Destacan también obras del consagrado pintor Daniel Lezama, quien con Desnudo de China Poblana (2008), Muchacha recostada con fondo negro (2006) y Muchacha recostada con pared manchada, revela la contundencia de su patentado impresionismo desencantado, si bien ahora con una mesura que revela la armonía y apacibilidad del cuerpo en la libertad de su desnudez.

También cabe mencionar Gatito calenda (2014), una de las varias esculturas en bronce de Fernando Andriacci; es jocosa, hermosa, de tamaño estándar, con un manejo apropiado de lo caricaturesco con una gozosa cinética casi televisiva. Asimismo, hay que resaltar Esfera cuántica paloma (2013), del consagrado escultor Sebastian, con su inconfundible estilo geométrico, de colores firmes y gran alarde de movimiento.

También se hace presente la armonía lograda por Santiago Carbonell, quien en el óleo sobre tela Escena ritual (viaje de vuelta) (2014), combina el retrato casual de una joven con gesto apacible con la naturaleza muerta, por medio de correctos rasgos de hiperrealismo mezclado con el paisajismo mexicano tradicional en la sutil pero puntual línea de fuga que se abre en la parte derecha del cuadro.

En suma, fue una destacada apertura de galería con 23 pinturas y 7 esculturas en exhibición, y muchas más en catálogo. El nuevo recinto está abierto al público de martes a domingo de 11 a 17 horas, en la Calle Amargura número 5, Plaza del Carmen, San Ángel.