El futbol es un territorio emocional: Valdano

El "Filósofo" del llamado “deporte de las patadas” habla a MILENIO de sus inicios en la lectura y de la relación de los intelectuales con el balompié.
El delantero Jorge Valdano asegura que el futbol es un cristal de aumento de la vida, porque es un territorio emocional, y las emociones tienen por costumbre exagerar.
El delantero Jorge Valdano asegura que el futbol es un cristal de aumento de la vida, porque es un territorio emocional, y las emociones tienen por costumbre exagerar. (Jesús Quintanar)

México

El lugar común dice que los futbolistas altos suelen ser un tanto toscos con la pelota en los pies; sin embargo, el delantero Jorge Valdano (Santa Fe, Argentina, 1957) solía romper con ese esquema, porque lo mismo podía ser delicado con el balón, siempre muy pegado a los pies, que alzarse para rematar con la cabeza.

También se suele comentar que el futbol y la literatura viven en lados opuestos de la balanza, pero él también se ha encargado de señalar que ya no hay tanta distancia; incluso, en los últimos años el intelectual se ha acercado mucho más a la pelota de lo que se hubiese pensado.

“Los intelectuales no se pusieron a jugar al futbol, se pusieron a escribir sobre el futbol. Son mundos en apariencia muy distintos, pero no debiéramos olvidar que el ideal griego pretendía armonizar el cuerpo y la mente; luego el tiempo nos fue alejando: los intelectuales se hicieron cargo de la mente, y los deportistas nos hicimos cargo del cuerpo”, dice en entrevista con MILENIO.

Valdano se encuentra en México se encuentra para promover su más reciente libro, Los 11 poderes del líder. El futbol como escuela de vida (Editorial Conecta, 2013), donde de alguna manera se encuentran concentradas sus pasiones en el ámbito de lo deportivo, pero también sus reflexiones acerca de la vida real y sus múltiples lecturas.

El placer de los libros

El ex mundialista argentino recuerda que sus primeros acercamientos a los libros se dieron de una manera casual: vivía en un pueblo donde ni siquiera había bibliotecas, pero llegó una colección de Salvat y a partir de eso una lectura empezó a jalar a todas las demás, con un placer que sigue a lo largo de los años: “Hay conocimiento en los libros, pero soy sincero: lo que más me daba satisfacción era aquello que llenara mi sensibilidad: leer un buen libro es motivo de felicidad”.

Continúa Valdano: “Hay entrenadores que entienden el futbol como un derivado de la guerra, piden una concentración casi militar antes de un partido y piensan que la lectura solo puede distraer. Tengo otra interpretación: siendo, como soy, un apasionado del futbol, me daba miedo que la tensión me sobrepasara y la literatura me ayudaba a distenderme. Al final, cada uno busca aquello que mejor le hace a su concentración antes de competir.”

Consciente de que hay un paso natural en aquel que tiene la inquietud por contar cosas que le ocurren, como es su caso, y en el futbol muy pocas han sido relatadas, sobre todo lo que sucede dentro del vestuario o en la cabeza de los jugadores, eso convirtió al llamado “deporte de las patadas” en un vehículo hasta de formación personal y para los otros.

Añade el ex futbolista: “Hay que decir que los futbolistas han alcanzado en la actualidad tal relevancia social, que cabe exigirles cierta responsabilidad en el manejo de los mensajes, porque hay muchos chicos que llevan sus ejemplos a sus modos de vida, y eso de ser una escuela andante de alguna manera lleva a un comportamiento digno: mientras mejor preparado se esté, más fácil será tender esos puentes con la gente joven.”

En Los 11 poderes del líder. El fútbol como escuela de vida, Jorge Valdano recurre a su experiencia como futbolista y directivo para plantear las claves del liderazgo pensando en el funcionamiento de la empresa desde el trabajo en equipo, hasta la motivación o las herramientas que se necesitan para el éxito.

“El futbol es un cristal de aumento de la vida, porque es un territorio emocional, y las emociones tienen por costumbre exagerar. Ese cristal de aumento es un buen laboratorio para sacar conclusiones. No hay que pedirle mucho más al futbol: no creo que haga mejor al hombre, pero sí creo que ayuda a explicar al hombre”, reconoce el autor de títulos como Sueños de futbol, Los cuadernos de Valdano y El miedo escénico y otras hierbas.

Pensamiento, letras y deporte

Conocido como El Filósofo del Futbol, Jorge Valdano se ha caracterizado por acercar al pensamiento con el deporte, sobre todo a sus protagonistas, a través de una mirada siempre crítica y lúcida, aunque al mismo tiempo ha logrado recordarnos que el futbol está presente en la literatura más de lo que se cree, como se refleja en su antología Cuentos de futbol, en dos volúmenes.

Es un título que marcó una frontera, porque si bien había cuentos ya conocidos, como los de Eduardo Galeano y Manuel Vázquez Montalbán, se acercó a otros autores como Francisco Umbral, Augusto Roa Bastos y Antonio Skármeta, a quienes les mandó una carta para que se animaran a escribir un cuento.

“Lo hice con muy poca esperanza, porque en ese momento me daba la impresión de que los intelectuales tenían miedo; para mi sorpresa, todos contestaron de una manera positiva, todos terminaron por mandar un cuento, y al final lo que iba a ser un tomo, terminaron siendo dos.”