El futbol también es instrumento de cambio

"Más que un balón" expone otra faceta de este deporte, alejada de los estereotipos que lo exhiben exclusivamente como un negocio enajenante.
Esta práctica cambia las comunidades del mundo.
Esta práctica cambia las comunidades del mundo. (Netflix)

México

En Sierra Leona, África, los jóvenes que fueron amputados durante la guerra de los años noventa juegan en la liga de futbol con muletas: al deporte de las patadas lo utilizan no solo como entretenimiento, sino incluso para conseguir fondos y educarse, y lo convierten en un agente de cambio en la sociedad.

El mensaje que cargan consigo, al representar a millones de víctimas de un conflicto armado, es que están dispuestos a ser útiles, sin una pierna o un brazo, y que pueden hacer cosas que nadie se imagina, como jugar futbol con muletas, lo cual hacen de forma impresionante.

Al conocer de viva voz esta situación, el artista contemporáneo brasileño Vik Muniz y el documentalista Juan Rendón se propusieron incorporar esa historia a su documental Más que un balón, trabajo realizado por Netflix, la principal red de televisión por internet, que tiene como propósito dar cuenta del otro rostro del futbol de cara a la Copa del Mundo que está a punto de celebrarse en Brasil del 12 de junio y hasta el 13 de julio.

Ambos viajaron por nueve ciudades de los cuatro continentes: Río de Janeiro, Brasil; la Ciudad de México; Nueva York y Boston en Estados Unidos; París, Francia; Tokio, Japón; Bruma; Núremberg en Alemania, y Sialkot en Pakistán. Lo que se encontraron superó sus expectativas: aprendieron que, más allá de la alegría que puede propiciar un balón de futbol, lo que genera un deporte como éste son verdaderas lecciones de vida, lo cual reflejan en su documental Más que un balón, que ha sido estrenado recientemenmte.

Aunado a lo anterior, a fin de llamar la atención de todo el mundo, Vik realizó una obra de arte con 10 mil balones de futbol en el Estadio Azteca, acción que repitió en una cancha de futbol popular en una favela de Río de Janeiro.

“Vik hizo una representación de un dibujo de Leonardo da Vinci, de una imagen muy significativa que surge de un estudio científico y del talento artístico de Da Vinci”, dice Rendón.

Después de esa experiencia, el futbol tiene otro significado para ambos artistas: “No solo es un medio de esparcimiento: es un instrumento de cambio social”, reconoce Rendón, codirector del documental.

Hipnotizado por el futbol, aclara que no se trata de una religión porque no tiene nada que ver con Dios, sino que el futbol es un fenómeno social inmenso que se compara en la mayoría de las culturas del planeta: “Junto con la música, el futbol es el lenguaje más universal y global con el que nos hemos encontrado”.

No comparte la frase de Eduardo Galeano, quien dice que el futbol, como la religión, es el opio de los pueblos, porque al hacer este documental descubrió que el futbol tiene un enorme valor para los pueblos.

“Está atado a muchos valores, como la disciplina, las ganas de educarse, la creación de comunidad. En las favelas en Brasil vemos con claridad que el tener futbol como alternativa es mejor que estar en las calles relacionándose con el narcotráfico. El futbol salva a mucha gente; entonces, desde esa perspectiva el futbol también es una gran medicina para los pueblos”, agrega Rendón.

Es importante destacar, comentó, que en este documental lo primordial son las iniciativas sociales que se están beneficiando con la venta de los balones y la venta de la obra de Vik.

“El descubrimiento más sorprendente de este viaje y trayectoria artística es que el futbol está cambiando a las comunidades en todo el mundo, que están haciendo cosas maravillosas a través del futbol. Queremos invitar a la gente para que entre al sitio web para que conozcan a las organizaciones que hemos seleccionado para que se vean beneficiadas con la venta de las obras de Vik”, indica Rendón.

Arte y balompié

Todos pensarían que un deporte tan universal como el futbol, con millones de seguidores en las partes más recónditas del mundo, tendría que verse expresado en el arte y la literatura, pero eso no sucede.

Pocos son los escritores que, como Eduardo Galeano, Martín Caparrós y Juan Villoro, escriben sobre el futbol; también son escasos los artistas visuales que lo expresan, como Gabriel Orozco, quien practica este deporte y en sus obras ha hecho referencia a él.

“Cuando estábamos haciendo la investigación para el documental Más que un balón, buscábamos instancias en las que se hablara de futbol en el arte, pero no habían tantas como pensábamos. En la literatura hay escritores como Galeano, que ha escrito grandes cosas, pero nos llamaba la atención que estando tan presente el futbol en muchísimas culturas del orbe, no haya sido expresado de una manera más prolífica en el mundo del arte”.

De hecho, en el video aparece una entrevista con Gabriel Orozco, quien es uno de los pocos artistas que comparte una enorme pasión por el futbol; no solo lo sigue, sino también lo ha jugado toda su vida.