“Para fundar Puebla no hubo masacre de indígenas”

Para futuras investigaciones queda una explicación interesante del cambio de fundación: se habla de un cacique cholulteca, José Marcelino Chichimecatecuhtli, quien negoció ceder terrenos en la ...

Puebla

"Chuchita", una mujer completamente desconocida y nombrada así cariñosamente en la Casa del Mendrugo donde fue encontrada su osamenta, dio pruebas fehacientes de que en el valle donde se construyó la actual ciudad de Puebla hace 483 años sí hubo asentamientos humanos, pero no cuando llegaron los españoles, sino mil 300 o mil 500 años antes de Cristo.

La hipótesis de que cuando Juan de Salmerón, autoridad española, planeó la construcción de la ciudad había tres ciudades y sus habitantes fueron masacrados por los hispanos es falsa, concluye en entrevista exclusiva el arqueólogo Arnulfo Allende Carrera.

Puebla, originalmente llamada Ciudad de los Ángeles, como se le cita en los libros de Cabildo durante casi 300 años, cumplirá 483 años de haber sido fundada por primera vez, pues hay evidencia de que se inundó el primer asentamiento y al menos una vez más se erigió la urbe, no por los ángeles, sino por los tlaxcaltecas, mexicas, huejotzincas, y cholultecas, entre otros, pues éstos cedieron sus tierras a través de su cacique, José Marcelino Chichimecatecuhtli para que se plantara.

Hace aproximadamente 84 años, el historiador alemán Hugo Leicht, para celebrar los 400 años de la fundación de la Ciudad de los Ángeles, investigó y publicó, primero en un boletín y posteriormente en su famoso libro Las calles de Puebla: "el cuento del sueño del obispo Garcés se debe al autor de la 'Narración de la maravillosa aparición del arcángel San Miguel', el padre jesuita Francisco de Florencia, de 1692".

Es decir, 161 años después de que fue fundada la Ciudad de los Ángeles, un jesuita escribió un cuento en el que el obispo de Tlaxcala, fray Julián Garcés, soñó que los ángeles le mostraban el sitio donde debería ser levantada la urbe. Pero el religioso ni era obispo de Puebla, porque no existía la diócesis de ésta, la cual se estableció hasta el siglo XX, ni quería la población fuera de Tlaxcala, donde habitaba y tenía por aliados a sus habitantes.

Juan de Salmerón, guiado por los franciscanos, encabezados por fray Toribio Paredes de Benavente, Motolinia, quienes quería establecer "la Ciudad de Dios" en la Tierra, es decir, hacer posible la Utopía donde todos trabajaran y vivieran como iguales y se mantuvieran "por sus manos", fue quien negoció con el cacique Chichimecatecuhtli para tener las tierras que estaban entre los ríos Atoyac y Almoloyan, que se convirtió en San Francisco.

Las evidencias muestran lo anterior: ni los ángeles fueron trazadores, ni hubo tres ciudades cuando Juan de Salmerón impulsó la fundación de la ciudad, ni hubo masacre y hoy "Chuchita", como una mensajera a través de los siglos, "viene" a confirmar que en la época Formativa, en el auge de la Cultura Olmeca, los primeros "poblanos" vivieron aquí, pero les pesa la losa de los mitos que impiden ver con claridad que los pueblos sometidos construyeron el "pueblo de españoles"; que no eran estas tierras utilizadas para Guerras Floridas.

EVIDENCIAS ARQUEOLÓGICAS

En entrevista exclusiva, el arqueólogo Arnulfo Allende Carrera revela que es falsa la hipótesis de que donde hoy está la ciudad de Puebla, cuando los europeos decidieron establecer ahí "un pueblo de españoles" había tres ciudades y sus habitantes fueron masacrados para poder establecer la población hispana.

¿Quiénes habitaban en el valle?

Lo que podemos concluir es que se habitó el valle, hubo varios asentamientos pequeños, por ejemplo que hubo una aldea pequeña en lo que hoy es el Carolino, Los Sapos, la Casa del Mendrugo donde tenemos evidencias de arquitectura, incluso: un muro, pisos empedrados, entierros humanos por el Periodo Formativo, alrededor del 1300, 1500 antes de Cristo.

Posterior a eso la evidencia se pierde, hay un intersticio de varios siglos, no hay ocupación en el valle y justamente encima de esos estratos que están limpiecitos, no tienen ninguna evidencia arqueológica están los cimientos de las primeras casas de fundadores de la ciudad, como detectamos en la Casa del Mendrugo o en Profética y otros sitios.

Durante varios siglos, la historia oficial, escrita básicamente por fray Toribio de Benavente, Motolinia, nos decía que Puebla se había fundado en un paraje totalmente vacío, despoblado, pero en el siglo XX surgió un grupo de académicos (arqueólogos, historiadores, antropólogos), quienes empezaron a manejar la hipótesis de que era probable que Motolinia y las fuentes históricas no fueran del todo ciertas. Incluso hubo una propuesta de que existieron tres ciudades prehispánicas dentro de lo que ahora es la ciudad de Puebla en el momento del contacto con los españoles, quienes habrían masacrado a esas poblaciones.

En siglo XX no pudo ser corroborado hasta los años 90, pero hay algunos antecedentes de gente que ya había encontrado algunos materiales aislados, fragmentarios en sitios de la ciudad como San Juan de Dios, el actual Mueso Amparo, Plaza Dorada, por ejemplo, donde se encontraron pequeñas cositas, tepalcatitos, alguna navajita de obsidiana, cosas así, muy aisladas que sugerían, en efecto, la existencia de alguna de esas tres ciudades de las que hablaba la hipótesis.

Pero es hasta finales de los años noventa cuando se hace el proyecto del río de San Francisco cuando los arqueólogos tuvimos por primera vez la oportunidad de explorar arqueológicamente una parte muy importante de la ciudad, y a partir de eso, como que la arqueología se fue tomando un poco más en serio la ciudad y hemos hecho ya otras exploraciones en otros puntos muy importantes: La Merced, la librería Profética, en el Paseo Bravo, en el zócalo, la Plaza de Santo Domingo, San Luis, Los Sapos. Los últimos hallazgos son los de la Casa del Mendrugo.
Todo eso nos ha dado ya la pauta para definir precisamente si la hipótesis de las tres ciudades prehispánicas y la masacre del pueblo indígena por parte de los españoles es cierta o falsa.

Hasta el momento, por las evidencias arqueológicas que hemos logrado recuperar en varios puntos de la ciudad lo que podemos concluir es que la hipótesis es falsa.

Cuando llegaron los españoles al paraje, Cuetlaxcoapan y Huitzilapan, sí estaba despoblado, estaba totalmente vacío porque notamos en el registro arqueológico subsuelos, pastizales, concluimos que no había construcciones, pues no hay evidencias de ellas, de gente; sin embargo vemos que sí hay ocupación del valle central poblano, lo que hoy es el Centro Histórico de la ciudad de Puebla, pero no en el Posclásico Tardío, no cuando llegan los europeos, sino muchos siglos antes en el año 1500 antes de Cristo, es decir el periodo Preclásico Formativo, la época en que floreció la cultura Olmeca en la costa del Golfo de México e influyó a toda Mesoamérica.

¿Las Guerras Floridas se vivieron en la zona?

En realidad, las Guerras Floridas se tienen documentadas sólo en áreas como Tepeaca, Huejotzingo y los alrededores de Tenochtitlán. Sin embargo lo que nos dice la composición de los suelos en el centro de la ciudad de Puebla es que no hay evidencia de estas Guerras Floridas porque en el Posclásico, cuando los mexicas hacían esas batallas, el área actual que abarca de la 7 Norte-Sur hasta el bulevar 5 de Mayo era una zona pantanosa, pastizales, cenagales que se inundaban frecuentemente y lo que seguramente existía ahí eran muchos lagartos, víboras, culebras de agua, tortugas... en fin, terrenos que como para guerras no eran adecuados.

Además, los arqueólogos, en ningún caso hemos localizado puntas de flecha o de lanzas, o navajas a las cuales se les ponía al matlatl; no hay evidencias al menos en esta parte del valle.

DOS CIUDADES, DOS FUNDACIONES

Al menos tenemos documentadas dos fundaciones de la ciudad: una en el núcleo que ahora conocemos como el Paseo de San Francisco, el 16 de abril de 1531, de la cual dejó escrito Motolinia (el único testigo del hecho que escribió sobre ello), que con las primeras lluvias de mayo se les inundaron las casas por lo que tuvieron que cambiarse, en septiembre, por lo que la segunda fundación se celebra el 29 de septiembre en uno de los actuales portales del centro, frente a Catedral.

¿El motivo del cambio fueron las inundaciones?

Hay un problema, una contradicción muy fuerte: ¿cómo es posible que se hayan tenido que cambiar debido a una inundación siendo que el lugar donde estaban, El Alto, es una loma, más elevado que el lugar al que se cambian, pantanoso, lleno de víboras de agua?

De este lado, donde hoy está el Centro Histórico, también están los veneros de azufre, como en los barrios de San Sebastián, Santiago, San Miguelito y Santa Anita, siendo que en El Alto estaban los manantiales de agua dulce.

Pero para esto hay otra explicación muy interesante, una línea de investigación que, a futuro va a ser muy importante para Puebla y es que hay referencias escritas en códices del periodo Colonial donde se habla de un cacique cholulteca, José Marcelino Chichimecatecuhtli, quien negoció con los españoles para cederles los terrenos en la rivera del río Almoloyan, después río San Francisco y actual bulevar 5 de Mayo.

Lo anterior nos indica que, probablemente estos terrenos le pertenecían a algunos caciques cholultecas que no los usaban en el momento en el que los españoles llegaron y por eso éstos hacen el cambio de fundación, se pasan de este lado. Esta es una investigación para el futuro.

CHUCHITA, PRIMERA "POBLANA"

En agosto de 2013, Ramón Lozano, presidente de la Fundación Casa del Mendrugo AC escribió: "Científicos de la UNAM diagnostican lesión invalidante en el brazo izquierdo de 'Chuchita' la habitante más antigua conocida de la ciudad de Puebla. Vivió en lo que es hoy el Centro Histórico de Puebla y fue descubierta junto con su ofrenda funeraria por el INAH durante los trabajos de rescate de la casona llamada La Casa del Mendrugo en el corazón de la ciudad".

"Este trabajo se presentó esta semana en la V Reunión de Paleontología de Sudamérica en Colombia por los científicos Abigaíl Meza y Carlos Serrano del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM".

"En noviembre de 2010 al excavar para construir una cisterna en el patio de la Casa del Mendrugo se localizaron evidencias de material prehispánico. Se dio aviso al INAH, quien tomó control de la excavación. Algunas semanas después el arqueólogo Arnulfo Allende Carrera descubrió un entierro consistente de restos de arquitectura prehispánica, una osamenta humana y una rica ofrenda contenida en una olla de barro redonda así como múltiples fragmentos de cerámica".

"Estudios posteriores determinaron que la osamenta casi completa y en muy buen estado, perteneció a una mujer que murió por una fractura de cráneo. En el lugar se localizaron restos óseos de otro individuo".

"Los estudios recientes por científicos de la UNAM determinaron la lesión en el brazo izquierdo, lesión que implica que 'Chuchita' no podía valerse del todo por ella misma y que necesitaba ayuda. Esto refuerza la hipótesis de que ella vivía sin desplazarse, en lo que es hoy el Centro Histórico de Puebla y que a juzgar por la riqueza de su ofrenda era un personaje importante en su comunidad".

LO DE LOS ÁNGELES, UN CUENTO

Durante años se ha repetido hasta la saciedad que el obispo de Tlaxcala, Julián Garcés, soñó que los ángeles trazaban una ciudad, la cual sería posteriormente la Angelópolis.

Desde 1930 Hugo Leicht desmintió tal historia: "El cuento del sueño del obispo Garcés se debe al autor de la 'Narración de la maravillosa aparición del arcángel San Miguel', el padre Jesuita Francisco de Florencia, de 1692".

"Es decir, la Ciudad de los Ángeles tenía 161 años de haber sido fundada cuando el jesuita dio a la imprenta el libro donde relata su cuento. No da, por supuesto, sustento alguno, no cita documento de Garcés quien, por cierto quería que el pueblo de españoles se hiciera en Tlaxcala, de donde era obispo, pues el obispado de Puebla no existiría sino hasta inicios del siglo XX".

Cuenta Leicht con base en una profusa investigación: "Curiosa es una noticia de los 'Anales Toltecas', que dice: 'En el año 1 pedernal se establecieron los españoles Cuetlaxcohuapan...'".

Más adelante detalla: "el 23 de setiembre desembarcó en Veracruz el residente de la Audiencia, Ramírez de Fuenleal. Probablemente trajo consigo una cédula, firmada en Ocaña (cerca de Aranjuez) el 18 de enero de 1531 por la reina Isabel de Portugal, esposa de Carlos V y la regente de España y sus colonias durante la ausencia del monarca... Era la contestación a una solicitud del obispo de Tlaxcala, fray Julián Garcés que había pedido que se estableciera una colonia de españoles en la capital de Tlaxcala, para que pudiera residir allá definitivamente. La reina no aprobó que la colonia se hiciera en Tlaxcala... sino que ordenó a la Audiencia que 'en la dicha provincia de Tlaxcala se haga un pueblo de cristianos españoles en el más conveniente y aparejado lugar'".

El sitio final sería propiedad de los cholultecas, cuyo descendiente, Gabriel Santiago, instalaría la campana María en la torre norte de la Catedral, más de siglo y medio después.