El amor, fuerza esencial para el escritor Juan Rulfo

"Cartas a Clara", obra que reúne su correspondencia amorosa, fue publicada en 2014 por RM con apoyo del entonces Conaculta.
“ Yo siempre anduve paseando mi amor por todas partes, hasta que te encontré a ti...”
“ Yo siempre anduve paseando mi amor por todas partes, hasta que te encontré a ti...” (Especial)

México

Para Juan Rulfo el amor fue cosa seria, una fuerza imprescindible que nutrió su vida, su literatura y con la que plasmó de forma epistolar sus sentimientos más profundos, como lo muestran las más de 81 cartas que envió a su compañera Clara Angelina Aparicio, figura central de los textos recopilados en el libro Cartas a Clara.

En el 99 aniversario del nacimiento de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno (Jalisco 16 de mayo de 1917-Ciudad de
México, 7 de enero de 1986), la Secretaría de Cultura recordó al autor de Pedro Páramo a partir de sus cartas de amor, todas reunidas en el volumen publicado en 2014 por editorial RM, como parte del Programa de Coediciones apoyado por la Dirección General de Publicaciones.

La historia de Juan Rulfo y Clara Angelina Aparicio podría ser descrita como literaria desde un principio.

Él era 11 años mayor cuando la conoció y poco antes de partir de Guadalajara hacia la Ciudad de México, le pide que sea su novia, y tras conocer su respuesta afirmativa comenzaría la correspondencia que ella guardó durante años.

"Muchachita: No puedo dejar pasar un día sin pensar en ti. Ayer soñé que tomaba tu carita entre mis manos y te besaba. Fue un dulce y suave sueño. Ayer también me acordé de que aquí habías nacido y bendije esta ciudad por eso, porque te había visto nacer. No sé lo que está pasando dentro de mí; pero a cada momento siento que hay algo grande y noble por lo que se puede luchar y vivir. Ese algo grande, para mí, lo eres tú. Esto lo he sabido desde hace mucho, más ahora que estoy lejos lo he ratificado y comprendido. Estuve leyendo hace rato a un tipo que se llama Walt Whitman y encontré una cosa que dice: El que camina un minuto sin amor, camina amortajado hacia su propio funeral. Y esto me hizo recordar que yo siempre anduve paseando mi amor por todas partes, hasta que te encontré a ti y te lo di enteramente".

Juan Carlos Rulfo afirmó que la voz de su padre siempre está presente más allá de su literatura: "Uno añora una carta escrita con el puño y letra, no un mail por Internet, no un chat, no un twitter, no nada de eso que es efímero, sino esa carta que él escribe. Uno se da cuenta que existen muy pocas cosas físicas de alguien, está el zapato pero está inmóvil; están sus libros, pero están impresos, y en ese momento comienza esa valoración de todo ese material. Lo único que me queda después de ver los zapatos o los libros, o de escuchar a mi madre que me cuenta historias de su vida, son esos textos que tienen que ver con algo mucho más universal", agregó Juan Carlos Rulfo.