• Regístrate
Estás leyendo: Fue poeta hasta el último momento
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 04:11 Hoy

Fue poeta hasta el último momento

Familiares y amigos despiden al diplomático, a quien califican de hombre bueno, generoso y sabio; condolencias de Poniatowska, Lizalde y Quirarte

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

Desde pequeño se preguntó cómo le iba a hacer con su vida si todo le interesaba: “Pues bueno, voy a ser aprendiz de todo y maestro de nada. De esa manera he picado por aquí, por allá y he hecho un poco de poesía, un poco de teatro, un poco de literatura, un poco de periodismo, con la diplomacia, y no soy maestro de nada. Sigo siendo aprendiz y lo seguiré siendo hasta que me vaya”.

Y así fue como, a los 81 años de edad, emprendió un nuevo camino Hugo Gutiérrez Vega, quien casi hasta el último de sus días se mantuvo atento a sus responsabilidades: apenas hace unas semanas viajó a Venezuela a recoger un reconocimiento, y recibiría un homenaje el próximo jueves en Bellas Artes. Pero el tiempo ya no le alcanzó y falleció la tarde del viernes, tras pasar una semana hospitalizado.

Hasta la funeraria llegaron algunos de sus amigos, muchos de sus familiares, en lo que fue el adiós a “un hombre bueno”, como lo describió en varias ocasiones Marco Antonio Campos.

“Un hombre de múltiples facetas, que se adaptaba muy fácilmente a su trabajo; la diplomacia la hacía de manera muy natural, igual si estaba en un ambiente de teatro. Entre amigos era otra gente… podía adaptarse a todo tipo de ambientes”.

Elena Poniatowska evocó al amigo cuya inteligencia, lucidez y generosidad siempre estuvo al servicio de los demás: “Era un hombre de Jalisco que rezaba y todo eso; a medida que fue pasando el tiempo se unió a las causas sociales de los más olvidados. Nunca fue pinche, siempre fue un hombre de una gran generosidad con todos, muy acogedor con los jóvenes, nunca se cerró a los demás”.

Orfandad

Entre todas las tareas que desarrolló Gutiérrez Vega, como consejero cultural de la embajada de México en Roma o en Londres, como embajador en Grecia, como director de la Casa del Lago o titular de Difusión Cultural de la UNAM, su poesía es la que más se fija en la memoria, con textos como Buscado amor, Las peregrinaciones del deseo. Poesía 1965-1986 y Los pasos revividos.

Vicente Quirarte está convencido de que deja una orfandad en muchos frentes, no solo entre la comunidad poética. Agregó: cuando un poeta se va, “uno siente más como si le arrancaran una parte muy fuerte: una vida tan fecunda, tan completa, un hombre que siempre iba en contra de la corriente.

“Desde que era muy joven y era funcionario de la universidad, defendió el teatro y se enfrentó a las autoridades en defensa de la libertad de expresión.

“Esa característica que tuvo desde joven de ser contestatario y rebelde se mantuvo toda su vida: siempre fue un hombre que dijo lo que pensaba y lo decía con una enorme elocuencia. Era un hombre con una memoria privilegiada y todo lo que tenía en la cabeza lo podía transmitir con esa voz de actor que lo caracterizó”.

Para Eduardo Lizalde, Gutiérrez Vega fue un hombre sabio: gran lector, culto, poeta distinguido, generoso colega y amigo: “Con su partida la poesía pierde a un hombre de gran sabiduría, conocedor de muchas lenguas, gran traductor, maestro formidable y admirable ensayista; pierde una figura más de las que hemos lamentado ver desaparecer en los últimos años”.

Día lluvioso para despedir a Hugo Gutiérrez Vega, cuyos restos, cremados, serán resguardados por su viuda, doña Lucinda, y sus hijas Lucinda y Fuensanta… como la Fuensanta de López Velarde. Un poeta hasta el último momento...

Conaculta alista homenaje

El próximo jueves se conmemorarían los 50 años de la aparición de Buscado amor, su primer poemario; ahora esa cita será el punto de partida de los homenajes que se le puedan rendir a Hugo Gutiérrez Vega, aseguró el presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa.

“Platiqué con la familia, les ofrecí dejarlas con toda la tranquilidad que merece este momento, pero tampoco puede pasar desapercibida la muerte de una persona como don Hugo. El acto en Bellas Artes será una manera de iniciar más que un homenaje: el reconocimiento a una presencia como la de Hugo Gutiérrez Vega, el prototipo del intelectual que tuvo una visión muy amplia del mundo, pero sin perder los valores de la cultura mexicana. Se nos fue un gran amigo, pero sobre todo un gran hombre de cultura”.

Al acudir a la agencia donde se velaban los restos del poeta, el funcionario lo definió como una de las grandes figuras de la cultura mexicana, no solo por su contribución a las letras en sus más variadas formas, sino como un gran promotor cultural, “y siempre como un hombre muy coherente”, destacó Tovar y de Teresa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.