Francisco Palma registra juegos de pelota en México

El fotógrafo presenta 40 imágenes en su exposición Bola Ludens, que permite conocer diversas tradiciones y cambios culturales.
El miércoles pasado fue inaugurada su exposición Bola Ludens.
El miércoles pasado fue inaugurada su exposición Bola Ludens. (Iván Téllez)

Ciudad de México

Desde 2004 el fotógrafo y periodista Francisco Palma ha registrado los juegos de pelota autóctonos de México, con lo que contribuye a dar a conocer la cultura de las regiones indígenas y mestizas de Chihuahua, Michoacán, Sinaloa, Oaxaca y el Distrito Federal.

El miércoles pasado fue inaugurada su exposición Bola Ludens. Imágenes del juego de pelota, en la galería abierta del Hospital General Regional 1 del IMSS, en la avenida Gabriel Mancera 222, colonia Del Valle.

En entrevista con MILENIO, Palma comentó que el propósito general de su trabajo es documentar el juego, ya que son prácticas culturales que deben ser estudiadas, porque a partir de ellas podemos conocer un poco más sobre estas culturas tradicionales. "Debemos aprender las expresiones culturales para reconocer que México es un país diverso. Debemos valorar y respetar a cada una de ellas y, en ese sentido, el juego nos las acerca".

Para Palma los juegos sí tienen un misticismo. "Todo se funda en una tradición oral, en las leyendas, en los mitos de creación que existen. El universo y el mundo se crearon a partir de un juego de pelota. En la tradición de los mayas, los dioses disputaron con los hombres, y hubo un sacrificio. Ahí se generó el enfrentamiento entre el día y la noche. En la pelota purépecha, por ejemplo, la bola representa al Sol en medio de la noche, el movimiento".

"Creo que esos mitos son parte de nosotros, y finalmente somos parte de esas tradiciones que nos hacen sentir mexicanos. Es necesario aprender estos orígenes que tenemos. El juego, la pelota es movimiento, por eso como mexicanos tenemos que seguir en esta dinámica porque, finalmente, la vida es movimiento", añadió.

Entre los propósitos de su exposición no sólo es documentar visualmente el juego nada más como práctica, sino como una expresión que refleja la cultura y el contexto actual del ambiente en el que estamos, como la migración: "Tengo fotos de Purépechas, donde ves chavos cholos que fueron migrantes, que fueron a Estados Unidos y que regresan con otra indumentaria, otras prácticas", aseguró.

"Por eso me interesa retratar esas transformaciones en el juego y en la cultura. No quedarnos con esta visión romántica del indígena, y mostrar los cambios en las culturas", expresó.

Entre los deportes autóctonos que registró, la pelota purépecha es el que más se juega: "Es el más difundido. Lo juegan en 15 estados de la República Mexicana, entre los cuales están Tlaxcala, Yucatán, Querétaro, Nuevo León y, principalmente y por supuesto, en Michoacán", dijo.

En los 11 años que lleva documentando estos juegos ha obtenido varios reconocimientos, ya que ha ganado los concursos nacionales de fotografía de la Dirección General de Culturas Populares de Conaculta (2009), de Cuartoscuro (2006 y 2008) y de Fotografía Antropológica (2007).

La exposición, que estará abierta hasta junio, está integrada por 40 fotografías tomadas entre 2004 y 2015, que registran juegos como la carrera de bola o rarajípari, el juego de pelota purépecha, las tres variantes del ulama y la pelota mixteca. La selección de imágenes estuvo a cargo de Gina Rodríguez, especialista en historia de la fotografía.