Fotografía: panorámica para niños en situación de riesgo

Con una cámara, Miguel Espino forma niños para que amplíen su visión de la vida. Socializa el conocimiento a través de la constitución del Colectivo "Foto Chapala".
Miguel Espino, fotógrafo lagunero.
Miguel Espino, fotógrafo lagunero. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

La socialización del conocimiento fotográfico entre niños de la colonia Chapala, en Gómez Palacio, le permitió al fotógrafo Miguel Espino indagar entre los intereses de los menores que, aunque resulte inverosímil, en su mayoría no utilizan siquiera las redes sociales.

"Se cuidan, se procuran, conviven más y eso se refleja mucho en sus familias, los veo dispuestos, necesitaban algo a cambio para hacer las cosas".

El resultado ha sido una aproximación a una mirada fresca que refleja las formas más concretas de la vida, como lo es el esparcimiento a través de una esta familiar o colectiva, en tanto los niños amplían su panorámica de vida más allá de su colonia.

Ahora a través del Colectivo "Foto Chapala", los pequeños presentan sus trabajos en exposiciones, visitan espacios universitarios a los que ahora aspiran pertenecer y hacen planes de viaje que alimentarán su vida.

"Son veinte niños y trabajar con ellos es una cosa totalmente diferente a lo que estaba haciendo. Aunque la experiencia fue muy grata, no sabía cómo me iba a impactar el trabajo con los niños... sinceramente me llevé una sorpresa muy grande porque se trata de niños de una manera especiales por el área en que viven y se desenvuelven".

El primer objetivo fue hacer interesante el taller de fotografía para garantizar su permanencia.

Miguel Espino dijo que si bien observó apatía al iniciar la conformación del Colectivo de "Foto Chapala", avalado por el programa nacional "México Cultura para la Armonía" a través de la oficina regional de Culturas Populares de Durango, ahora los niños muestran avidez por el conocimiento que reciben.

Como parte de las actividades, los niños han podido acudir a varios sitios para realizar prácticas y ahora, se piensa en la aplicación de los conocimientos. Así acudieron a la Universidad Iberoamericana.

Ahora, estos niños son camaradas, trabajan en equipo y piensan en colectivo: "Se cuidan, se procuran, conviven más y eso se refleja mucho en sus familias, los veo dispuestos, necesitaban algo a cambio para hacer las cosas".

Detalló que solo unos cuantos privilegiados tienen acceso a internet, de ahí que los menores a los que capacita no tengan entrada a las redes sociales.

A través del Colectivo "Foto Chapala", los pequeños presentan sus trabajos en exposiciones y visitan espacios universitarios a los que ahora aspiran pertenecer.

"Aún así, de alguna u otra manera estamos en contacto o se dan las escapadas por Whats App, bueno, sus papás sí tienen, y me mantengo en contacto con ambas partes".

El objetivo de este espacio creativo colectivo es que los niños analicen y cuestionen su entorno social y lo puedan procesar de manera creativa a través de la fotografía.

Y para ello, se les dan las herramientas, en este caso la cámara, y los instrumentos metodológicos para poder procesar la información. Pues contrario a lo que piensa mucha gente, una imagen no dice más que mil palabras.

JFR