Muestran con la cámara lo que perciben del mundo

La fundación Vemos con el Corazón imparte talleres con nuevas técnicas, donde los alumnos a partir de la narración y descripción del ambiente o los escenarios, aprenden a fotografiar.
El taller de fotografía es para personas con discapacidad visual.
El taller de fotografía es para personas con discapacidad visual. (Tania Contreras)

Toluca

"El obturador es mío, me hace libre, me permite mostrar en fotografías lo que yo puedo percibir del mundo, lo que miran ojos sin luz", dijo Adelina Sereno de 47 años de edad, una de las mujeres con discapacidad visual que participó en el segundo taller de fotografía que la fundación Vemos con el Corazón impartió a ocho alumnos, con una nueva técnica, quienes a partir de la narración y descripción del ambiente o los escenarios, aprenden a utilizar la cámara.

Las fotografías se encuentran expuestas en la Casa Azul, en el centro de la capital mexiquense, un establecimiento de comida y arte en donde fueron concentrados los trabajos que capturan paisajes, personas, animales desde una perspectiva singular que a los invidentes los lleva a "ser libres, porque tengo derecho a ello".

Todos espacios de la capital mexiquense,"Es un ejercicio que nos permitió la libertad. Fue novedoso porque un maestro decidió abrir las posibilidades a los cientos de personas con ceguera o problemas visuales que impiden desarrollar este tipo de habilidades. Es una forma de incluirnos en una sociedad regular”.

Platicó, que visitaron diversos sitios de la capital mexiquense, entre otros escenarios en los que estuvieron acompañados por el maestro Caleb, quien desarrolló la técnica, que se basa en la intuición, además de la imaginación puesto que el “relator”, como se nombra al compañero que va describiendo el ambiente, detalla cada imagen observada, misma que recrea el fotógrafo en su mente y entonces la captura.

TE RECOMENDAMOS: Quirarte invita a vivir nuevas experiencias en su obra "Viaje y Lectura"

“Nadie te condiciona, te sugiere o convence de fotografiar lo que miran, simplemente señalan que hay patos, una fuente, un parque, una zona arbolada. Esto nos enriquece enormemente, porque como persona con una capacidad diferente, buscas igualdad, pretendes ser parte de una comunidad que sin ninguna restricción se desenvuelve en diversas actividades como ésta que es artística u otras deportivas pero que te hacen sentir en parte similar del resto".

Es la segunda entrega de un equipo compuesto por ocho personas, quienes dijeron al espectador lo que siente o la forma como identifica la ciudad, por ejemplo la Alameda, parques como el Sierra Morelos. “Caminamos por toda la ciudad y enseñamos lo que sentimos, porque disparé siempre donde sentí que estaba mi retrato”.

El taller está abierto para el público con este tipo de condición, además la organización civil imparte cursos de computación, braille, baile, orientación, movilidad y actividades de la vida diaria como, cocina, música y cada opción tiene un costo distinto según el área a la que se inscriben. “Lo que buscamos es la integración de las personas en todos los ámbitos, incluido el arte.

Actualmente tenemos un padrón de 60 alumnos, atendemos desde niños de maternal o bebés hasta de la tercera edad. A lo largo de los nueve años trabajando hemos impartido clases a más de 160 personas de diversas edades”, dijo Uriel Esteban Padilla, uno de los docentes.

KVS