Fotografiar al cielo, una experiencia de vida: Cantú

El creador de Ventana al Universo considera que la era digital facilita la captura de imágenes nocturnas.
Publica en MILENIO Monterrey cada domingo la Ventana al Universo.
Publica en MILENIO Monterrey cada domingo la Ventana al Universo. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Fotografiar el cielo es una de las pasiones de César Cantú, no por nada puede pasar más de cuatro horas para lograr una imagen.

Colaborador de MILENIO Monterrey, publica todos los domingos la sección Ventana al Universo con imágenes de paisajes nocturnos o de astros celestes.

En entrevista, Cantú señala que la fotografía digital vino a facilitar la captura de imágenes nocturnos, especialmente de la bóveda celeste.

Destacó que dentro de la astrofotografía hay cuatro tipos de imágenes: la relacionada a cielo profundo, los que retratan a los planetas del sistema solar, el paisaje nocturno y el llamado time lapse, o imágenes animadas.

"Hay quienes lo consideran un hobbie, pero hay quienes lo hacen con investigación científica de por medio", expuso César Cantú.

Gracias a las cámaras digitales hoy se pueden hacer toda clase de imágenes, apoyándose en softwares especializados y técnicas de captura.

"Antes con la cámara análoga era fracaso tras fracaso. Con lo digital empezó a cambiar la historia y de ahí hubo un cambio radical porque la fotografía digitalizada se empezó a volver muy popular entre los científicos", mencionó.

Por ejemplo, relata una fotografía que tomó en la semana, y que se publica en la sección de hoy, demandó una toma de cuatro horas y media, aunque por capturas en segmentos.

"La tomas por segmentos, que pueden varias por minutos u horas. Entonces unes las diversas tomas y logras que al final tengan su color", agregó.

Además de ofrecer imágenes de constelaciones y fenómenos celestes, el trabajo de César Cantú también captura paisajes nocturnos de Monterrey y la región, en su relación con las estrellas.

Retratar el desierto por las noches, cuando se pensaría que son lugares inhóspitos, da como resultado imágenes llenas de vida que vale la pena difundir.

"Es una aventura. Siempre me ha llamado la atención el campo y tomar fotografías nocturnas en los desiertos, que son lugares llenos de vida aunque uno pensaría lo contrario", opinó Cantú.