Fobia a mutaciones BRCA causa cirugías innecesarias

El Incan detecta seis casos de mujeres a las que se les realizó la mastectomía preventiva sin que la requirierán, pues no eran portadoras del defecto genético que propicia los tumores.
Los especialistas Érika Ruiz, Silvia Vidal y Horacio Astudillo explican la situación.
Los especialistas Érika Ruiz, Silvia Vidal y Horacio Astudillo explican la situación. (Javier García)

México

El Instituto Nacional de Cancerología informó que a partir de las operaciones preventivas a las que se sometió la actriz Angelina Jolie se desató una cancerofobia hacia las mutaciones BRCA que en México es aprovechada por “seudomédicos” que extirparon las mamas a seis mujeres sin tener justificación científica ni el aval de un comité de ética.

Silvia Vidal Millán, especialista en genética humana del Incan, explicó en conferencia de prensa que han llegado al instituto ese tipo de casos y, después de efectuarles estudios de secuenciación, se detectó que ninguna tenía las mutaciones BRCA1 y BRCA2.

Pánico y falta de ética

Vidal Millán reiteró que, aunque la secuenciación de dichas mutaciones ha permitido a muchas mujeres prevenir cáncer agresivo de mama o de ovarios, el pánico propició que algunas se sometieran a una extirpación por parte de especialistas sin ética.

“Se tienen documentados seis casos de mujeres jóvenes, de 30 a 40 años, en el DF, a las cuales en hospitales privados se les realizaron mastectomías reductoras de riesgo”, aseguró.

Sin embargo, “no estaban afectadas por cáncer y ni siquiera se hicieron pruebas genéticas; aceptaron someterse a este procedimiento por cancerofobia. Se trata de casos acumulados desde 2013”, detalló la experta.

Con esas seis pacientes atendidas en el Incan “nosotros comprobamos que no había ningún componente hereditario”, dijo Vidal Millán, también miembro del Consejo Nacional de Especialistas en Genética Humana.

Según Horacio Astudillo, director del Laboratorio Nanofarmacia Diagnóstica, el número de casos de afectadas es hasta tres veces mayor a lo detectado en el Incan.

Astudillo, cuyo laboratorio ha realizado más de 18 mil pruebas de secuenciación genética de cáncer de colon desde 2007, aseguró que algunos de esos casos incluso han llegado a demandas penales contra los médicos, que se encuentran en curso.

La experta del Incan subrayó que el procedimiento al que se sometieron estas mujeres constituye un grave problema, debido a que “es una operación mayor y la cirugía reconstructiva no les permite recuperar la forma de la mama perdida.

“Se vacía completamente y corren el riesgo de volver a someterse a una nueva operación, porque se pueden presentar infecciones o alteraciones”, abundó la especialista.

Este tipo de abusos, destacó Vidal Millán, suceden porque “en realidad no existe una legislación específica para impedir este tipo de prácticas poco éticas, solamente nos guiamos por lo que se publica en otros países en torno a intervenciones o pruebas diagnósticas”.

Cáncer colorrectal

En el contexto del Día Mundial de Lucha contra el Cáncer Colorrectal, que se conmemora hoy, los especialistas comentaron que el procedimiento preventivo contra cualquier tipo de cáncer es efectivo en 10 por ciento de la población, que es portador de mutaciones genéticas.

La secuenciación, explicó la especialista Erika Ruiz, permite realizar cirugías preventivas no solo en los casos de mama y ovarios, sino también en el del cáncer de colon.

Este tipo de cáncer, explicó, se está presentando a edades más tempranas, de ahí la urgencia de que los pacientes con este tipo de tumor lo localicen en etapas iniciales, ya que un diagnóstico temprano es esencial para curarse.

En México este tumor representa el quinto lugar en prevalencia y se calcula que cada año se diagnostican 6 mil 500 casos y fallecen en promedio 4 mil.

Ruiz enfatizó que aunque el cáncer colorrectal suele presentarse en personas de 50 o 60 años, en el Incan 20% de los pacientes que se atienden es menor de 40.

• • •

Trasplante de cara en España

Un hombre que sufría una grave malformación fue sometido a un trasplante de la parte inferior de la cara, cuello, boca, lengua y faringe, en una intervención en la que participaron 45 profesionales durante 27 horas, anunció el hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

El paciente, de 45 años, sufría “una malformación masiva arteriovenosa, una enfermedad que le había provocado una deformación progresiva de los tejidos de la cara”, explicó el hospital que por segunda ocasión realiza este tipo de cirugía.

“La extrema dificultad” de la intervención se debió a que la enfermedad se comportaba “como un tumor maligno”, explicó Joan Pere Barret, jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados del centro hospitalario.

“La dificultad no solo era la extirpación, sino el sangrado masivo que produce con el que el paciente puede morir rápidamente por hemorragia durante la cirugía”, añadió.

El paciente había sido valorado en diferentes hospitales internacionales en Estados Unidos, “donde se le consideró inoperable”, afirmó el Vall d’Hebron.

AFP/Madrid

• • •