SC supervisa fisuras en mural de Jacobo Gálvez

El director de Patrimonio Artístico asegura que es el enjarre superficial donde se presenta el deterioro desde hace años y que a pesar de ser bastante antigüo se ha mantenido estable.
En la zona de galería, a la altura de los asientos 36 y 37, es posible visualizar la grieta que comprende aproximadamente un metro de longitud
En la zona de galería, a la altura de los asientos 36 y 37, es posible visualizar la grieta que comprende aproximadamente un metro de longitud (Milenio)

Guadalajara

La bóveda del Teatro Degollado ostenta una valiosa obra plasmada por el arquitecto Jacobo Gálvez, a quien se le encomendó el proyecto del inmueble construido a partir de 1855. Conocido como El limbo, el fresco presenta una cuarteadura de aproximadamente un metro de largo que se aprecia a simple vista, la cual es un daño conocido por la Secretaría de Cultura de Jalisco que la ha vigilado durante años aunque no ha sido oficialmente documentado por autoridades competentes.

“Esas fisuras ya llevan mucho tiempo, son bastante antiguas. Aparentemente están inactivas, aún con el evento sísmico probablemente se hacen más evidentes pero no lo suficiente para darnos una voz de alerta que nos ponga en riesgo o al propio mural. Es algo que tenemos debidamente localizado desde hace años, que se le ha estado monitoreando”, dijo Julio César Herrera Osuna, director de Patrimonio Artístico e Histórico de la SC.

Durante una visita que Milenio hizo al teatro se localizó dicho daño, el cual está ubicado en dirección de los asientos 36 y 37 de la fila A de la zona de Galería. El fresco, inspirado en la Divina Comedia, de Dante Alighieri fue considerado como “la obra artística más importante del siglo XIX en Guadalajara”, por el investigador Arturo Camacho, durante una conferencia hace cinco años en los preparativos del 150 aniversario del Teatro Degollado.

En entrevista Herrera Osuna comentó que no ha girado ningún oficio al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), pero que regularmente personal de la instancia realiza recorridos. “Yo supongo que hay conocimiento en el INAH, nunca se ha hecho un oficio ni notificación pero en los trabajos de conservación nos han acompañado al expedir las licencias, entonces ellos están continuamente vigilando y monitoreando. Damos por hecho de que están enterados”.

Consideró necesario realizar un diagnóstico a profundidad que no ha sido posible debido a la apretada agenda que maneja el teatro lo cual dificulta la tarea de colocar un enorme andamio que requiere ese trabajo. El arquitecto aseguró que el Degollado, considerado como monumento de valor artístico, está en buen estado pues afirmó que se le han aplicado acciones responsables apegadas a la normativa de la Ley de Patrimonio Cultural de Jalisco y sus Municipios, así como la Ley General de Sitios y Monumentos a nivel federal.

“Se han revisado las estructuras (de la fisura) y sabemos que no han crecido ni se han movido. Hay polvo que le da un aspecto sucio, entonces cuando la grieta es nueva es más blanquita y cuando existe una eventualidad, como ocurrió en el Paraninfo, caen restos al suelo y es evidente el daño”, aseguró. Ratificó también que el teatro no es el único inmueble público que requiere de atenciones por lo tanto no cuenta con presupuesto asignado para este fin.

Aún así, conciente de la cantidad de visitantes que recibe está convencido de que se está vigilando para conservarlo en el mejor estado y recordó que este año se cambiaron las vestimentas de la alfombra interior y que en la azotea se hicieron acciones de impermeabilización, se sustituyeron losetas y se corrigieron pendientes como parte del mantenimiento cotidiano.

Esta costosa labor la conduce la Dirección de Patrimonio de la SC en coordinación con la administración del teatro, la Dirección de Mantenimiento y Conservación de Edificios del Gobierno del Estado, e instancias federales. Sin precisar cuánto se ha invertido en lo que va del año en el conjunto de labores dijo que se hicieron con apoyo del Fondo Estatal de Infraestructura para Jalisco y sus Municipios en 2014 a través de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP).