La muerte es un tema filosófico, poético, humano: Arnoldo Kraus

En un libro publicado por Sexto Piso y Conaculta, el médico de profesión reflexiona sobre “el bien morir” a partir del fallecimiento de su madre.
“A veces uno escribe para exorcizar algo que lleva por dentro”.
“A veces uno escribe para exorcizar algo que lleva por dentro”. (Nelly Salas)

México

Arnoldo Kraus es médico de profesión, pero en la escritura encontró una herramienta para reflexionar acerca de temas que le preocupan en su campo de desarrollo: “en esencia soy médico, y la escritura para mí es una gran compañera: vierto deseos… vierto un deseo plasmado en palabras”, asegura en entrevista con MILENIO a propósito del lanzamiento de su más reciente libro, Recordar a los difuntos (Sexto Piso / DGP-Conaculta, 2015).

“Más que nada la escritura me da placer: a veces fácil, en otros doloroso, porque como sabemos la escritura no siempre sale, a veces se borra mucho más de lo que se escribe, pero es una compañera a la cual recurro siempre que puedo. Dedico la mayor parte del tiempo a los enfermos, a la medicina, y de los enfermos saco muchas palabras, las reinterpreto, y las voy citando a lo largo de la escritura”.

El volumen surgió como una especie de homenaje a la memoria de su madre, Helen, quien falleciera el año pasado a los 90 años de edad, “los últimos dos o tres fue víctima de varios padecimientos, le produjeron tanto daño que su dignidad, su calidad de vida y su capacidad de gozar fueron disminuyendo paulatinamente”, recuerda el escritor, quien atestiguó la evocación que hiciera de sus propios difuntos.

“Ella nació en Polonia y venía recordando a algunos de sus difuntos, la mayoría muertos en la Segunda Guerra Mundial y de ahí tomé el pretexto para recoger algunas frases y construir el libro, aderezándolo con lecturas que me interesan.

“Sobre la muerte hay que filosofar siempre: por supuesto no soy filósofo, pero leo temas que se acercan y la muerte es un tema filosófico, poético, humano. Cuando escribo sobre temas vinculados con la muerte, en este caso se trata de un recuento personal, o hago algún ensayo, hay que acercarse a la filosofía y a los poetas. Ese libro mezcla algo de ambos”, a decir de Arnoldo Kraus.

Pasión por la escritura

En Recordar a los difuntos, Arnoldo Kraus ofrece una reflexión acerca de la muerte o de lo que él define como “el bien morir”, a partir del fallecimiento de su madre, pero en especial de los recuerdos y la memoria que nos pueden legar los difuntos, de ahí que esté convencido de que el libro es una especie de homenaje a la memoria.

“La memoria nos humaniza, nos enaltece y nos hace mejores personas. Uno tiene hijos y nietos y conforme vayan viendo cómo se uno comporta con los viejos, pues quizás ayude a mejorar un poco al ser humano, hemos perdido muchos valores”.

Con el libro, el autor de títulos como Morir antes de morir. El tiempo Alzheimer o Cuando la muerte se aproxima aprovechó su pasión por la escritura para usarla como una herramienta terapéutica, incluso hay muchas escuelas de medicina que ayudan a sus enfermos pidiéndoles que narren sus problemas, que cuenten sus historias y escriban acerca de su enfermedad.

“Uno puede escribir por placer, en ocasiones por obligación. Pero muchas veces uno escribe para exorcizar algo que lleva por dentro o como una forma de terapia; cuando empecé a escribir las notas mientras mi madre vivía, no sabía qué iba a hacer con ellas y al morir recogí algunos elementos de su mesita que la acompañaba y tejí estas notas, para recordarla y vivir lo que fue mi madre durante toda su existencia”.

Arnoldo Kraus es un convencido de que al escribir sobre algún dolor personal, la escritura se vuelve un acompañante, “en cierta forma lo cura”; así fue su proceso con Recordar a los difuntos, aun cuando ahora sienta que su duelo lo llevó de buena manera: “Las palabras arropan un tiempo y amainan el dolor seco del punto final. Después se agota, después no llegan. No hay remedio. Todo lo que comienza, termina. Maravilloso sería no escribir punto final. No hay cómo: PUNTO FINAL”, se lee en el último párrafo del libro.

Recordar a los difuntos se presenta este martes, a las 19:30 horas, en el Centro Cultural Bella Época (Tamaulipas 202, en la Condesa). Los comentarios estarán a cargo de Luigi Amara y Guillermo Fadanelli, con lectura en voz alta de Ofelia Medina.