De la Parra cumple sueño de dirigir Filarmónica de Londres

La mexicana dirigió a la orquesta durante su primer concierto en el Palacio de Bellas Artes; la joven violinista británica Jennifer Pike deleitó con una interpretación de 'El ascenso de la alondra'. 
Festivo concierto de la Filarmónica de Londres en Bellas Artes.
Festivo concierto de la Filarmónica de Londres en Bellas Artes. (Twitter @Conaculta)

Ciudad de México

Como un “amplio abanico de estilos musicales y nacionalidades”,  calificó la directora Alondra de la Parra el primer programa que la Orquesta Filarmónica de Londres ofreció durante su primera presentación en el Palacio de Bellas Artes. Y así fue: de los compositores británicos Malcolm Arnold y Ralph Vaughan Williams, la orquesta pasó al mexicano Silvestre Revueltas y el francés Camille Saint-Säens, para concluir con el bohemio Antonin Dvorák.

Con siete meses de embarazo, la directora mexicana hizo realidad su sueño de dirigir a la orquesta, fundada en 1932, que ha tenido al frente a luminarias como Sir Georg Solti y Kurt Masur, entre otros. Con un programa que inició con Danzas inglesas op. 33 de Malcolm Arnold situó a la OFL en un terreno festivo con una serie de piezas joviales y de gran vitalidad con las que incluso podría bailarse.

Como registra el crítico Juan Arturo Brennan en las notas del programa, la música “alude directamente a la música popular bailable de Inglaterra”, lo que no impide al autor utilizar “un cierto nivel de abstracción”. Algo similar –aunque con sus debidas diferencias– a lo que ocurre en Janitzio de Silvestre Revueltas y su relación con la música mexicana. 

La joya de la noche fue la presencia de la joven violinista británica Jennifer Pike, con una hermosa interpretación de El ascenso de la alondra de Vaughan Williams. Pike dijo en la conferencia de prensa que se trata de “una obra muy especial, muy querida por el pueblo británico. Escrita durante la Primera Guerra Mundial, habla del anhelo por la paz y la nostalgia por el paisaje británico”.

El ascenso de la alondra fue dibujado por la violinista con una pasión plena de sutilezas, especialmente en los pasajes en los que la orquesta va bajando de volumen hasta dejar a la solista en una atmósfera meditativa. Hay que recordar, como apunta Brennan, que el compositor comenzó su obra en 1914 y la dejó inconclusa para participar en la Primera Guerra Mundial y luego culminó al terminar el conflicto. Este canto de esperanza fue abordado por Alondra de la Parra con la sobriedad que la obra requiere.

Por sus alusiones a la música pueblerina, Janitzio significó un reto para la OFL, que sonó correcta, con excepción de los pasajes más cercanos a la música popular y a una idiosincrasia que les es lejana. “Le faltó chile piquín”, afirmó por ahí alguien del público, si bien el hecho de que la OFL incluya obras mexicanas en su repertorio es un buen incentivo.

La segunda parte del festivo concierto estuvo dedicada a Introducción y Rondó caprichoso, op. 28, de Saint-Säens, y la Sinfonía No. 8 en sol mayor, op. 88, de Dvorák. Si el compositor francés compuso la obra para el violinista español Pablo de Sarasate, ahora tocó el turno a Jennifer Pike demostrar, una vez más, las dotes de virtuosa que le hicieron ganar, a los 12 años, el premio Joven Músico del Año otorgado por la BBC.

El segundo concierto de la OFL en el Palacio de Bellas Artes, el próximo jueves, estará dedicado a la Segunda sinfonía, de Gustav Mahler, obra que De la Parra califica como “una de las más significativas, titánicas y majestuosas del repertorio sinfónico”. Este concierto será transmitido en vivo a todo el mundo vía internet a través del portal www.medicc.tv.

Para la obra de Mahler se ha conjuntado un coro binacional integrado por el Coro del Teatro de Bellas Artes y el Coro de la Ciudad de Birmingham, que será dirigido por Simon Halsey. También participarán la soprano mexicana Olivia Gorra y la mezzosoprano británica Jeniffer Johnston. El mismo concierto se repetirá el viernes en el Auditorio Nacional, por tener el foro la capacidad para recibir a más gente.