• Regístrate
Estás leyendo: Madrid, 'El flaco de oro' y el gran Tierno Galván
Comparte esta noticia

Madrid, 'El flaco de oro' y el gran Tierno Galván

¿Por qué es difícil seleccionar las mejores líneas sobre esta maravillosa urbe?

Publicidad
Publicidad

Madrid por aquí, Madrid por allá. Por todas partes Madrid, ciudad invitada de honor a esta FIL de Guadalajara. Ya desde los discursos inaugurales, que fueron pródigos en la mención de la capital española, no faltaron desde luego las asociaciones literarias, con todo y citas, de una multitud de poetas y escritores.

Una ciudad tan colorida e intensa no podía sino despertar la inspiración de los más grandes. Es difícil seleccionar las mejores líneas sobre esta maravillosa urbe. Miguel Hernández apuntaba:

Solo te nutre tu vívida esencia.

Duermes al borde del hoyo y la espada.

Eres mi casa, Madrid: mi existencia,

¡qué atravesada!

Entre lo dicho sobre el “corazón de España”, como decía Alberti, no debemos dejar de destacar algunas palabras sustantivas, personalísimas, como las de Blas de Otero: “puro, heroico Madrid, cuna y sepulcro de mi revuelta adolescencia”.

TE RECOMENDAMOS: Escritores bailan el can-can en la FIL

Fue doña Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, la que al comenzar la Feria recordó a Antonio Machado:

¡Madrid, Madrid; qué bien tu nombre suena,

rompeolas de todas las Españas!

La tierra se desgarra, el cielo truena,

tú sonríes con plomo en las entrañas.

Pero lo que me llamó la atención es que nadie recordó a quien desde por acá mejor le ha cantado a esta maravillosa ciudad: Agustín Lara, nuestro Flaco de oro. La contagiosa “Madrid, Madrid, Madrid / en México se piensa mucho en ti”, hizo falta, acaso por un prejuicio en torno de la música popular.

Otra cosa que le debemos a doña Manuela Carmena fue el generoso recordatorio de Enrique Tierno Galván, el legendario alcalde madrileño de la transición, el de los bandos originales e impecables, el padrino de la Movida y el extraordinario ensayista de quien estaremos celebrando su centenario el próximo año.

En todo el mundo hacen falta alcaldes como Tierno Galván, que así convocaba a sus paisanos a tratar a los turistas: “Encarezco, pues, a los madrileños, como regidor que soy de esta coronada Villa, que atiendan con particular esmero a nuestros visitantes, conduciendo al perdido, orientando al perplejo, sosegando al inquieto, ayudando al que está en apuros, consolando a quienes la magnitud, complicación y desmesura de esta gran ciudad pueda llevar a la tribulación o al desconcierto, indicándoles con señas, descripciones sobre los planos o acompañándoles en la práctica, qué han de hacer cuando, como ha de ocurrir con sobrada frecuencia, desconozcamos su propio y connatural idioma u otro cualquiera que como recurso hablen”.

Un grande de la política y las letras.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.