El piano de Resijazz vibrará en Festival de Jazz de Polanco

La pianista Dulce Resillas abrirá la sesión sabatina del Festival de Jazz de Polanco que se realizará este fin de semana en el Teatro Ángela Peralta.
La joven pianista presentará el sábado en el Teatro Ángela Peralta su segundo disco, 'Leit Motiv'
La joven pianista presentará el sábado en el Teatro Ángela Peralta su segundo disco, 'Leit Motiv' (Especial)

Ciudad de México

Con la participación de 15 grupos, este fin de semana se llevará a cabo el Festival de Jazz de Polanco en el Teatro Ángela Peralta. El programa incluirá diversos estilos y músicos de varias generaciones, como la joven pianista Dulce Resillas, quien será la encargada de abrir la sesión del sábado 10 de diciembre a las 16:00 horas.

TE RECOMENDAMOS: Ya viene el Festival de Jazz de Polanco invernal

Ese día tocarán también Gerry López No Trío, Daniel Wong Mad TríoTlaxcaltécatl Latin JazzLos Sonex y la Zinco Big Band Jazz. El domingo, a la misma hora, participarán Ubuntu Latin Jazz, Malaka Trío, Jerza & Los Bronces Band, Daniel López Infanzón Sexteto, Densidad 6  y We Got The Funk.

Del acartonado carácter del concierto a la locura del jazz

Aunque estudió piano en el Conservatorio Nacional de Música, Dulce Resillas nunca se sintió a gusto por el carácter de los músicos de concierto. Fue en la Escuela Superior de Música (ESM) donde descubrió su verdadera vocación, gracias a que acompañó a su hermana, quien había pasado el examen de admisión para la escuela, mientras ella había reprobado el de la Nacional de Música.

En la ESM conoció al maestro Francisco Téllez, director del entonces Taller de Jazz

"Ni siquiera sabía lo que era el jazz, pero me pareció genial”

, y escuchó algunos de los ensambles, donde estaban músicos como el contrabajista Luri Molina, el guitarrista Pancho Lelo Delarrea, la cantante Sandra Arán y otros. “Sonaban increíble, ni siquiera sabía lo que era el jazz, pero me pareció genial”, dice en retrospectiva. 

La ESM resultó un terreno propicio no sólo para formarse como pianista, sino para ir madurando en el plano de la composición, pues incluso ahí se fue gestando su primer disco, Hilando lunas. Su trabajo como líder lo bautizó como Morena Project, pero con el tiempo querían identificarla con el movimiento político que se lleva el nombre de Morena, así que prefirió cambiarlo por Resijazz.

TE RECOMENDAMOS: ¿A qué suena... Antonio Sánchez?

Y aunque cambió el nombre, dice, su propósito sigue siendo el mismo: “Componer y experimentar. Ha sido una evolución desde que empecé con Morena Project, derivado de mi proyecto de titulación, que fue el disco Hilando lunas, que grabé con la saxofonista y compositora Fabiola Franyutti. Ya con Resijazz grabé mi segundo disco, Leit Motiv, que presentaré en el Festival de Jazz de Polanco”.

Dulce considera que en Leit Motiv pudo experimentar con diversos formatos, lo que le permite encontrar varias sonoridades. “Lo más arriesgado fueron las dos piezas para big band, que compuse gracias a Héctor Infanzón, quien me invitó a la escribirlas para su Citadino Big Band. El disco fue realizado gracias a Fondeadora, lo que me permitió incluso presentarlo con la big band”.

Una de las piezas está dedicada a Keith Jarrett, y se basa en la introducción que el pianista grabó en su versión de “Body and Soul”, que Dulce tomó como punto de partida para crear una pieza para trío. “En mi música hay varias influencias, no sólo de lo que escucho, sino de todo lo que ha pasado en estos cinco años, de mucha gente con la que he tocado. Incluso incluyo algunos tintes latinos, que yo no manejaba mucho, gracias al influjo de la gente que ha tocado en Morena Project.” 

Además de las dos piezas para big band, hay otras para trío, para cuarteto con saxofón o con trompeta, y otras en quinteto con ambos metales. En el disco grabado por Matías Carbajal, hay colaboraciones especiales de Gerardo García en las percusiones y las hermanas Ingrid y Jenny Beaujean en una pieza vocal, pero sin letra.

Si algo le gusta del piano a Dulce Resillas es “su sonoridad, sus colores y el resonar de las cuerdas, más si es un piano de cola. El piano es un instrumento orgánico, aunque es muy difícil sonorizarlo en vivo, a los ingenieros les cuesta mucho trabajo. Los pianistas sufrimos mucho con eso, sobre todo cuando son conciertos al aire libre. Es un problema, pero cuando se hace bien, se disfruta mucho”. 


ASS