Siria falta al Festival de Danza CdMx por carencia de visas

La Embajada de Líbano exigió a los organizadores acreditar que tenían 76,000 pesos en su cuenta bancaria para demostrar que poseían los medios económicos para traer gente de Siria.
El grupo sirio Ahmad Shaaban no logró llegar a la función de inauguración, debido a que a sus integrantes se les negó la visa para acceder al país.
El grupo sirio Ahmad Shaaban no logró llegar a la función de inauguración, debido a que a sus integrantes se les negó la visa para acceder al país. (Emmanuel Adamez)

México

La noche del viernes fue inaugurado el primer Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México, que presentará 20 compañías y que pretende generar nuevos públicos para esta disciplina. Pero el grupo sirio Ahmad Shaaban no logró llegar a la función de inauguración, en la cual debutaría en nuestro país y compartiría escenario con Israel, Estados Unidos y México, debido a que a sus integrantes se les negó la visa para acceder al país.

"Realmente no podemos atribuirle la responsabilidad a nadie pues en realidad es del sistema que políticamente ya está construido y que es inquebrantable. Simplemente para obtener la visa mexicana la Embajada de Líbano, que es donde están, nos pedía que la asociación civil que organiza el festival tuviera un promedio mensual en la cuenta bancara de 76,000 pesos para así demostrar que teníamos los medios económicos para traer a gente de Siria. Esto, por supuesto, no ocurre con ninguna otra nacionalidad. Ninguna otra compañía tuvo que aplicar para sus visas, así que efectivamente ahí ya estamos frente a una situación injusta", denunció a MILENIO Raúl Tamez, codirector del festival.

Tamez aseguró que aunque a los bailarines sirios les hubieran dado la visa se tendrían que enfrentar a tener que aplicar por visas de tránsito, lo cual, debido a su condición de sirios, es prácticamente imposible: "El consejo de abogados internacionales nos dijo que el que ellos pasaran por Europa era prácticamente imposible, y que incluso era contraproducente porque los podían detener y evidentemente los iban a deportar".

"Europa tiene las fronteras cerradísimas, Estados Unidos ni se diga, así que la única alternativa hubiera sido traerlas por Moscú o Cuba, pero esto elevaría el costo pues los vuelos cuestan 70,000 u 80,000 por cada uno y evidentemente no podíamos costearlo".

El también bailarín afirmó que aún hay posibilidad de que los sirios lleguen al festival pues les sugirieron que buscaran tramitar las visas a través de la Secretaría de Cultura, lo que ya están realizando".

"En una de esas logramos obtener un apoyo para sus vuelos tan caros y traerlos por Cuba. El festival está arrancando, todavía tenemos la esperanza de hacer algo, seguimos indagando, pero si no lo conseguimos este año lo vamos a hacer el que sigue, lo tenemos muy claro y esto nos parece muy importante a nivel de denuncia global".


JASR/ASS