Los pros y los contras del Cervantino

Este será el primer fin de semana del FIC y los hoteles ya registran 95 por ciento de reservación mientras los asistentes se alistan para la segunda función de 'Sueño de una noche de verano'.
Esta noche será la segunda función de 'Sueño de una noche de verano', adaptación de la compañía La Máquina de Teatro.
Esta noche será la segunda función de 'Sueño de una noche de verano', adaptación de la compañía La Máquina de Teatro. (Nelly Salas)

Guanajuato

Inicia el primer fin de semana del 42 Festival Internacional Cervantino (FIC), los hoteles ya registran el 95 por ciento de reservación y los restauranteros tienen  graves problemas para brindar las facturas electrónicas a los clientes, a pesar de que la Secretaría de Hacienda dio la orden de que los establecimientos están obligados a darles en el momento, independientemente de que también las envíen por internet.

Mientras tanto, las actividades de la llamada Fiesta del Espíritu continúan, este viernes por la noche será la segunda función de la puesta en escena Sueño de una noche de verano, adaptación de la compañía La Máquina de Teatro, dirigida por Juliana Feslery Cristina  Malheiros, a la dramaturgia de William Shakespeare.

Durante su primer acercamiento al público guanajuatense, la compañía  logró atrapar al público a través de enredos, amores y duendes, en un Teatro Juárez con espacios vacíos, pese a que en la taquilla se anunciaba: “boletos agotados”.

Los guanajuatenses salieron satisfechos de la función a la que calificaron como una propuesta novedosa que les lo ayudará a mitigar los efectos “adversos” que genera el Cervantino: incremento del tráfico que les impide trasladarse de un lugar a otro, así como el aumento de precios durante los 19 días de festival.

Siguiendo con Shakespeare, el domingo a las 21:00 horas en el Teatro Juárez, se espera la presencia del New London Consort, fundado y dirigido por Philip Pickett, una de las agrupaciones especializadas en la música medieval, renacentista y barroca, que tocará en The Fairy Queen (1692), una versión de la “semi-ópera” de Henry Purcell basada en el Sueño de una noche de verano.

A decir del investigador, esta obra “fue alterada en la época de la restauración, y se le hizo una música a la que se le pudieron nuevas letras, entonces realmente no hay un texto que sea de Shakespeare”.

El hecho de que esta obra se representara con un texto de Shakespeare, se debía a que era un espectáculo con bombo y platillo. La gente iba a ver esta gran puesta en escena, atraída porque era una idea original del dramaturgo inglés, lo cual a decir de Phillip Pickett, ayudó  a mantener a este autor vivo.