La UNAM festeja al libro con una rosa

El evento se consolida como una de las propuestas de fomento de la lectura y de difusión del libro más importantes, al conjugar el ámbito editorial con la danza, la música, el teatro y el cine.
Para la edición 2014 de la Fiesta del Libro y la Rosa se cuenta con cinco sedes.
Para la edición 2014 de la Fiesta del Libro y la Rosa se cuenta con cinco sedes. (Especial)

Ciudad de México

En un extremo de la explanada del Centro Cultural Universitario de la UNAM, Cristina Soni hace la lectura en voz alta de relatos breves; muy cerca de ahí se presenta el libro conmemorativo por los 200 años del Palacio de Minería; por la tarde hay mesas redondas sobre violencia y literatura, y muchas presentaciones de libros.

Al centro de la gran carpa que se colocó para resguardar a lectores y libros de las lluvias, unos jóvenes hacen la subasta de paquetes de libros y les va muy bien, porque no tienen que esperar tanto para que lleguen las ofertas y, sobre todo, para que las publicaciones desaparezcan de sus manos.

Por los pasillos andan Francisco Hinojosa, Rosa Beltrán, Jorge F. Hernández, Bernardo Fernández, Antonio Malpica, Rafael Pérez Gay y Xavier Velasco. También está el recuerdo de Gabriel García Márquez, Emmanuel Carballo, José Emilio Pacheco, Juan Gelman, Álvaro Mutis, Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas.

Es una manera que encontraron en la región de Cataluña para festejar al Día de San Jorge y que cae precisamente en el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor (23 de abril), por lo cual se fundieron ambas celebraciones y suelen festejar a su santo patrono regalando un libro y una rosa.

El concepto buscó imitarlo la UNAM en la Fiesta del Libro y de la Rosa, que se consolida como una de las propuestas de fomento de la lectura y de difusión del libro más importantes, al conjugar al ámbito editorial con todas las propuestas que impulsa la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, como la danza, la música, el teatro y el cine.

María Teresa Uriarte, titular de la Coordinación, aseguró que se trata de un esfuerzo por recibir a los visitantes con la mejor oferta cultural que impulsa la Universidad e "invitarlos al mundo de la cultura, que tiene en el libro a su mejor instrumento". Añadió: "Cada vez tenemos mejor respuesta: hay más participantes, no solo de quienes vienen a comprar libros, sino de editoriales que vienen a exponer sus publicaciones".

Para la edición 2014 de la Fiesta del Libro y la Rosa se cuenta con cinco sedes: en dos se realizaron las actividades de este miércoles, el Centro Cultural Universitario y la Casa del Lago, las que continuarán el sábado en este último recinto, en el Museo del Chopo y en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, aunque ya existe el interés de hacer llegar estas actividades a otros espacios de la UNAM, en especial los que se encuentran fuera de la Ciudad de México, destacó Teresa Uriarte.

Aunque Rosa Beltrán es directora de Literatura de la UNAM, es escritora y, quizá por encima de ello, es lectora, por lo cual le parece fundamental lograr que se establezca el diálogo entre la literatura y otras artes "en un ambiente mucho más festivo: una manera de pensar la literatura desde un ángulo distinto, donde la alta cultura conviva con la cultura popular, sin dejar su calidad".

Y mientras las rosas se reparten en cada compra, en cada escritura de un párrafo para el programa de El cadáver exquisito, el gran poema colectivo en homenaje a Julio Cortázar, Juan Gelman, Efraín Huerta, Octavio Paz y José Emilio Pacheco, la noche la alista para terminar la fiesta con música, con "El caballo viejo" de Pepe Arévalo y sus Mulatos.