• Regístrate
Estás leyendo: Fernando Z. Maldonado: inspiración magistral
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 05:46 Hoy

Fernando Z. Maldonado: inspiración magistral

El autor de “Volver volver” se levantaba “de repente a las tres de la mañana porque la musa le daba una patada y empezaba a componer”, dice su hija.

Publicidad
Publicidad

El 24 de marzo de 1996, los diarios dieron cuenta de la muerte del compositor Fernando Z. Maldonado, ocurrida el día anterior en su casa en Cuernavaca, Morelos, donde fue asesinado junto con su esposa. A los 78 años se acababa la vida de uno de los compositores de música popular mexicana más fructíferos del siglo XX.

El autor de “Volver, volver”, su canción más popular, grabada lo mismo por Vicente Fernández que por Rocío Jurado, Raphael, María Dolores Pradera, Ray Conniff, Camilo Sesto y Linda Ronstadt, fue recordado el martes pasado en la Fonoteca Nacional. En el homenaje previo a la celebración de su centenario, el 20 de agosto, su hija Myrza Maldonado charló con el investigador Pável Granados sobre la vida y obra de su padre.

En entrevista posterior con MILENIO, la cantante recordó a su padre como un hombre “afectuoso, que siempre estaba sonriendo, contando chistes en la mesa. Siempre fue un hombre muy lindo, de un carácter muy bonito y, sobre todo, un hombre de una inspiración tremenda que nos ha dejado un gran legado. ¿Quién no grabó algo de papá? Todo mundo: Lucha Villa, Pedro Vargas, Las Hermanas Huerta, Lupita Palomera, Los Panchos, Los Hermanos Martínez Gil y muchos otros”.

Maldonado estudió con su tío Evodio Rivera Torres y a los siete años ya tocaba el flautín en su banda en su natal Cárdenas, San Luis Potosí. Toda su familia era musical, pues primos y tíos también pertenecían a la agrupación. De ahí el futuro compositor se trasladó a San Luis Potosí, donde ya dirigía orquestas, y luego a Monterrey.

En la capital de Nuevo León conoció a María Luis Basurto, de nombre artístico María Alma, madre de Myrza y compositora de canciones sumamente populares como “Compréndeme”, “Tuya soy” (tema de la película La mujer sin alma, de María Félix), “Perdí el corazón” y otras. “Mi mamá le compuso a mi papá ‘Tuya soy’”, refiere la cantante mientras interpreta un fragmento de la canción.

Su gran éxito fue “Volver, volver”, lo que hasta para el autor fue una sorpresa, pues consideraba que tenía temas más importantes. A pesar de ello, refiere su hija, “es una de las canciones representativas de México: se ha grabado en español, japonés, ruso, inglés, polaco y otros idiomas”.

Otra canción emblemática fue “Payaso”. ¿Cómo la creó?

A Javier Solís le gustaba disfrazarse de payaso para ir a divertir a los niños. Una vez mi papá lo acompañó al circo y vieron a un payaso que iba a salir a escena pero estaba enojadísimo porque lo acababa de dejar su esposa. Javier preguntó: “A poco va a salir a escena con la amargura que se carga?” Y aún así, el payaso salió a divertir a los niños. De ahí nació “Payaso”: En cofre de vulgar hipocresía/ ante la gente oculto mi derrota/ payaso con careta de alegría/pero tengo por dentro el alma rota.

¿Cómo componía?

De repente se levantaba a las tres de la mañana porque la musa le daba una patada y empezaba a componer en el piano. Había muchas maneras. Por ejemplo, deambulando por los barrios salió “Amor de la calle”, una canción grabada por Fernando Fernández que fue prohibida en su época. Cuando compuso “Voy gritando por la calle”, decía que tenía complejo de pavimento. Además musicalizó películas, como La hija de nadie, y en algunas hasta hizo pequeños papeles. Luego compuso canciones como “La pollera colorá”, que grabó Linda Vera (hay que recordar que papá trajo la cumbia a México). Luego vino Sonia López, quien grabó “Ya no vuelvas conmigo” con la Sonora Santanera, otro éxito.

¿Cuál es su gran legado?

Su gran legado son sus canciones y yo quiero compartir su música, lo mismo que la de mamá. Es nuestra responsabilidad preservar este legado y que la gente pueda escucharlo.

¡Y ahora con ustedes: Fred McDonald!

Además de compositor, Fernando Z. Maldonado destacó como un pianista de toque elegante, dice Myrza Maldonado, “aparte del piano arrabalero que también dominaba y que le inspiró temas como ‘Amor de la calle’. Igualmente tocaba ese piano llorón que grabó con Chelo Silva, antecesora de Paquita la del Barrio. Su piano arrabalero era muy original”.

Tanto piano tocaba que tuvo que buscarse otro nombre para grabar más, agrega su hija. “Se puso el seudónimo de Fred McDonald porque como Fernando Z. Maldonado trabajaba en una disquera como compositor, pianista y arreglista exclusivo. Lo llamaron para hacer un disco en otra compañía y entonces se puso ese seudónimo. Grabó como 37 discos de larga duración con ese nombre y si pones YouTube encuentras muchas cosas de papá como Fred McDonald, como puede ser un homenaje a Gonzalo Curiel o a Agustín Lara, temas de películas o una selección de cuplés. Tocaba en estilos muy diferentes”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.