El fandango tradicional halló lugar para celebrar

El restaurante La Mitotera recibe en su patio interior este proyecto autogestivo que podría reunir a los exponentes del baile comunitario de varios estados del país.
El grupo de música tradicional Los choznos participan en el programa.
El grupo de música tradicional Los choznos participan en el programa. (Cortesía)

Guadalajara

Lo que hacía falta era un lugar donde los músicos y bailadores tradicionales pudieran presentarse públicamente porque el fandango y las expresiones populares están más vivas que nunca, pero se desarrollan en contextos privados que saldrán a la luz pública en un proyecto que lleva la artista tradicional Dolores Sanjuan en La Mitotera, un espacio cultural que se abre para la música de los pueblos.

Así lo anunciaron en rueda de prensa en el restaurante que aunque abrió hace diez años, hace poco más de uno que se instaló en una nueva ubicación que por su amplitud le permite extender su cartelera cultural. “La Mitotera comenzó este concepto precisamente como un sueño, con el impulso del amor a las artes, de todo tipo y se fue materializando”, dijo David Hernández quien se estableció en una finca neoclásica de la colonia Moderna con valor patrimonial que fue conocida como la Casa del relojero, la cual restauró totalmente.

Ahí, a partir de este fin de semana habrá Sábados de mitote, una iniciativa donde durante mayo se presentarán sino todos, la mayoría de los grupos de música tradicional de Jalisco como mariachi, son jarocho, mixteco, de calentano y un dueto de famileras. Cada semana habrá dos agrupaciones que harán fiesta por gusto pues ninguno cobrará, detalló Sanjuan, y aclaró que se pedirá una cooperación de 30 pesos que servirá para crear un fondo que permita traer a exponentes de otros estados del país.

Explicó que no es cierto que se esté perdiendo la tradición, “tal vez no hemos sido muy visibles pero lo que estamos intentando hacer hoy día, de reunirnos en un espacio a donde la gente sepa que puede acudir y vernos es el primer ejercicio que estamos haciendo comunitariamente”. Asegura que cada quien está trabajando de manera independiente y coinciden en encuentros o fandangos como le llaman ellos, que significa reunirse en torno a una tarima donde “el que lleva pies baila, el que lleva instrumento toca, el que lleva coplas canta y aunque hay reglas, el zapateado también se vuelve instrumento”, dijo la artista y locutora.

El último sábado de cada mes se realizará un Fandango, ese ejercicio “comunitario y maravilloso donde no se le niega la entrada a nadie”, dijo y ahí confluirán todos los grupos en una celebración que será sin costo. La Mitotera se localiza en la calle Francia a su cruce con calzada Federalismo.