• Regístrate
Estás leyendo: Falta público para la guitarra clásica, dice Müller-Pering
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 01:27 Hoy

Falta público para la guitarra clásica, dice Müller-Pering

El entorno de las comunicaciones absorbe demasiado a la gente, afirma el intérprete alemán en una conversación con MILENIO.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

Es paradójico que, aunque cada vez hay más músicos y festivales dedicados a la guitarra, el público que escucha este instrumento en la música clásica ha disminuido. Así lo afirma el alemán Thomas Müller-Pering, guitarrista que participa en el encuentro Instrumenta Oaxaca 2014, que el jueves por la noche se presentó en concierto en el teatro Macedonio Alcalá.

Ganador del Concurso de Música Clásica de la tv Alemana en Múnich y el Concurso Internacional de Música de Viña del Mar, entre otras distinciones, Müller-Pering imparte un curso de perfeccionamiento a jóvenes guitarristas. En su grupo se encontró con alumnos de diversos niveles, “pero todos con muchas ambiciones”, comenta el músico en entrevista con MILENIO.

Müller-Pering asegura que en nuestros días la guitarra “es el instrumento más difundido y conocido en el mundo, pero ya no en el área de la música clásica, sino más bien el de la popular, como el rock y otros géneros. La música clásica para guitarra no tiene el mismo papel que tenía cuando yo empecé a estudiar. En la época de Andrés Segovia, Agustín Barrios y otros, la guitarra era algo nuevo en el escenario de las salas de concierto, así que el nuevo repertorio interesaba y entusiasmaba a todo mundo. Incluso hoy hay muchas composiciones nuevas, pero falta público, que está más en la música popular”.

Aunque se refiere específicamente a la guitarra, explica que en nuestros días “la música clásica en general tiene más problemas de público. Esto se debe a que la gente se interesa en demasiadas cosas. Internet y el entorno de las comunicaciones digieren mucho tiempo, absorben demasiado a la gente, así que hay menos paciencia que en las generaciones precedentes. Este parece ser el mayor problema de una presentación de música clásica, porque no es algo que se limite a tres minutos, mientras que la gente está interesada en algo que suceda rápidamente, que sea barato y entretenido. Eso es algo que la música clásica no puede ofrecer”.

El tema le apasiona al guitarrista, quien agrega que “el nivel de las nuevas generaciones de guitarristas es extremadamente alto, pero no hay público para ellos. Esto es más grave que cuando solo había uno o dos grandes guitarristas: ahora hasta en el público que asiste a los conciertos la mayoría toca guitarra. Bueno, depende de dónde toques, pero sí es un festival de guitarra muchos en el público son guitarristas… Tal vez demasiados…”.

El músico, que ha enseñado en la Academia de Música de Aachen y la Escuela de Música Franz Liszt en Weimar, afirma que “los guitarristas jóvenes poseen una técnica excelente, pero les falta paciencia para desarrollar una personalidad. Además, hay demasiados concursos, en los que cierto tipo de guitarrista es exitoso, aunque no maneja un repertorio extenso ni emocionante, ni con obras contemporáneas, sino un repertorio de piezas que impresionan a los jurados, y se olvidan de tocar obras más sustanciales. Pero se les premia con este tipo de presentaciones, lo que es un gran problema”.

Con buen humor, Müller-Pering señala que su repertorio “es anticuado”, si bien en su presentación, que incluyó al Brodsky Quartet y al flautista Efraín Oscher, tocó lo mismo obras de Albéniz, Schubert, Britten y Ravel, que de Piazzolla. Esto es: una saludable y aventurada ensalada de épocas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.