• Regístrate
Estás leyendo: Facebook, ventana para la divulgación de la historia
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 05:26 Hoy

Facebook, ventana para la divulgación de la historia

El redescubrimiento de la ciudad y sus anécdotas han dado forma a grupos en redes sociales, donde las personas evocan con nostalgia los cambios que se han dado con el paso del tiempo.

Publicidad
Publicidad

Los amantes de la historia han encontrado una forma de comunicación eficaz que les ha permitido intercambiar fotografías del Monterrey antiguo desde la comodidad de una computadora a través de los grupos de Facebook.

Agrupaciones como Monterrey Antiguo, Monterrey un viaje en el tiempo y La ciudad de Monterrey en el tiempo han generado una interesante dinámica de intercambio de imágenes e información.

A ellos se han sumado los cronistas de Santa Catarina, Escobedo y Linares, por mencionar algunos.

Tanto ciudadanos como historiadores se hacen la misma pregunta: ¿a dónde se fueron todos aquellos edificios antiguos que hoy nos parecen tan hermosos?

“Existe una necesidad de cuestionarnos por qué perdimos una arquitectura tan hermosa en la ciudad, ¿cuándo pasó eso?”, dice Raúl Sampayo, coordinador del grupo Monterrey Antiguo.

Pero el fenómeno tiene otra vertiente, enfocada principalmente al acto de compartir imágenes viejas de la ciudad, principalmente de fin del siglo XIX y comienzo del XX.

En opinión del historiador Héctor Jaime Treviño Villarreal, este proceso demuestra el interés por la historia en los regiomontanos.

“Es muy interesante lo que está pasando con los internautas. Nos demuestra que hay unas raíces muy firmes en los regiomontanos por su historia pero también que existe un asombro por la arquitectura que tuvimos y que los atilas de la destrucción (sic) echaron abajo en nombre del progreso”, refiere.

LAS PÁGINAS

Los números de las páginas o comunidades generadas en Facebook hablan del interés por los regiomontanos en la historia.

Por ejemplo, Monterrey Antiguo resalta con ocho mil seguidores en apenas un año de funcionar. Otro caso es el grupo La ciudad de Monterrey en el tiempo, con más de dos mil “Me gusta”, mientras que Un viaje en el tiempo registra poco más de cien likes.

“La misma gente te pide información, que si podemos hacer la crónica de un barrio o a partir de una foto. También ellos te mandan la foto y te piden que la difundas”, relata el cronista Antonio Guerrero Aguilar.

Sin embargo cada página tiene su reglamento para quienes opinan o comparten fotografías.

En Monterrey Antiguo, por ejemplo, piden no subir fotos familiares a menos que su contexto social o arquitectónico sea relevante.

DIFUNDIR LA MEMORIA

En las diferentes páginas se pide como requisito, a quienes publican imágenes, que pongan la referencia si se obtuvieron de alguna revista, libro o si pertenece a alguna institución, como pueden ser Conarte o la Fototeca del Tecnológico de Monterrey.

El intercambio de imágenes refleja que por muchos años las imágenes antiguas de Nuevo León estuvieron en muy pocas manos.

“La aportación ciudadana es una ventana de aire fresco que está entrando para la divulgación de la historia. Antes esas imágenes estaban en un cajón o un archivo y ahora gracias a esta actividad uno como historiador puede apoyarlos a ellos pero también al revés”, refiere Treviño Villarreal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.