“Aquí los extraños somos nosotros”

Aunque desde la calle luce como una casa abandonada, al interior luce la obra de los creadores Blast, Hake y del propio Dose.

Monterrey

Un espacio para generar exposiciones, ofrecer talleres y dialogar sobre arte urbano. El taller de El Perro Negro es una guarida para todas estas manifestaciones, sin que la pintura se aleje por completo de la calle.

Está a cargo de Dose, artista urbano quien llegó al barrio a comienzos de año.

Aunque desde la calle luce como una casa abandonada, al interior luce la obra de los creadores Blast, Hake y del propio Dose.

“La idea es poder reunirnos aquí para desarrollar proyectos, juntarnos a dibujar para generar una exposición o diseños para playeras”, expone.

Además  se ofrecen talleres enfocados al trabajo del aerosol o impresión de playeras.

A diferencia de otros sectores como el Barrio Antiguo, el creador urbano señala que aquí se siente un ambiente propicio para generar arte.

Con la instalación de este espacio se busca una relación con los vecinos, quienes poco a poco preguntan “¿qué se hace aquí?”. Pero hay una dinámica entre los residentes del sector, a decir del creador.

“Creo que el barrio se presta para esto, al menos sí he buscado tener contacto con los vecinos y sí te responden, ellos ya se conocen y se saludan en las calles. Aquí los extraños somos nosotros”, opinó.

Como otros espacios culturales de la zona, el taller Perro Negro es independiente. La idea es convertirlo en un espacio generador de proyectos relacionados con el arte gráfico en las calles, además de generar una relación con las galerías o centros culturales que van llegando al barrio.

“Aquí el espacio está abierto, ya sea para generar proyectos o montar una expo, incluso para la raza que no se cotorrea con el grupo está abierto”, menciona.