Una muestra cuestiona la temporalidad de las 'selfies'

“Lo que exploro y cuestiono desde el autorretrato es la dualidad entre la realidad y la ficción”, dice el pintor Juan Carlos del Valle.
“El autorretrato tiene otros tiempos”, dice el artista.
“El autorretrato tiene otros tiempos”, dice el artista. (Especial)

México

A pesar de que todas las personas ahora se pueden tomar selfies, es decir fotografías con sus teléfonos celulares y sus tabletas en los lugares más insospechados, el autorretrato es exclusivo del artista.

El pintor Juan Carlos del Valle, quien el próximo 4 de marzo inaugura la exposición Yo mero. El autorretratro pictórico en la era de la selfies, en la Galería de Arte de la Secretaría de Economía en la Ciudad de México, sostiene que el autorretrato pictórico surge de un proceso de realización, reflexión y disfrute, mientras que las selfies (o autofotos) pasan de inmediato de su realización a su estado de difusión inmediata.

"El autorretrato tiene otros tiempos, podríamos hacer un comparativo entre la comida rápida y una comida formal, tiene otro tiempo de degustación y de disfrute".

Desde esa perspectiva, justamente el autorretrato pictórico aborda un acontecimiento desde una pintura viva y fresca, y las selfies desde su tiempo de ejecución.

"Uno de los cuestionamientos es que cada uno tiene sus dinámicas distintas, por un lado lo que exploro y cuestiono desde el autorretrato es la dualidad entre la realidad y la ficción, como si fuera un ente con vida propia. Ninguna de esas cualidades se encuentran en una selfie, la cual se trabaja desde un medio digital".

Del Valle se ha propuesto problematizar el concepto tradicional del autorretrato, donde se muestra un tanto cómo somos, es un yo compartido intervenido, disfrazado y alterado desde mitología contemporánea, desde la desmaterialización, desde la proyección de una sombra.

La muestra está conformada por 50 autorretratos, ya que a decir del artista, el autorretrato es un medio de expresión: "Para hacer los autorretratos, trabajo frente a un espejo, me fascina el género y el cual he realizado por años. Observo por horas mi reflejo en el espejo, que me sirve como un estado de conciencia, mi rostro depara un desdoblamiento de mi propia persona para convertirme en ese otro. Mi representación parte de estudiar mi fisonomía, surge de experimentar con esa otra imagen, desde lo que se ve y desde lo que se percibe".

Dice que antes los autorretratos quedaban en manos de quienes podía ejecutarlos en un lienzo.

En la actualidad, los tiempos de la producción de las selfies son inmediatos y masivos, "por eso me cuestiono su vigencia, y qué es lo que se pretende con la inmediatez de la selfie, además no tiene ese grado de reflexión, por eso en la exposición presento cabezas donde se plantea la exploración del ser".

Juan Carlos del Valle lamenta que en México, siendo un país con tanto arraigo en la pintura, y el DF una ciudad con tantos museos, resulte cuestionable la poca oferta y las pocas alternativas para encontrar una buena exposición de pintura, y de un pintor mexicano aún más.

La exposición Yo mero... permanecerá abierta hasta el 4 de abril de 2015.